15 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Ahogan a la CAPA

Mal y de malas siguen las cosas en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) que sigue siendo...

Compartir en Facebook Ahogan a la CAPACompartir en Twiiter Ahogan a la CAPA

Mal y de malas siguen las cosas en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) que sigue siendo una de las dependencias que encabeza el número de quejas ciudadanas en la actual administración, mientras su director, el perredista Gerardo Mora Vallejo, se limita a reconocer los mil y un problemas.

El pésimo y caro servicio de agua potable que provee la Comisión en siete de los 11 municipios de la entidad ha causado una lluvia de denuncias, pues además de que la calidad del líquido está lejos de ser adecuada para el consumo y uso humano, los problemas con el suministro son el pan de cada día.

En la capital del estado decenas de colonias ubicadas en el norte de la ciudad padecen un desabasto crónico que no ha logrado ser atendido por la paraestatal. Tan solo en Chetumal, Gerardo Mora aseguró hace unos días que hay unas mil 500 fugas de agua activas debido a que el sistema de tuberías y bombeo está obsoleto, por lo que urge una inversión de alrededor de 500 millones de pesos para atender la demanda de los usuarios.

Pero el mismo escenario se repite a lo largo y ancho del estado, con excepción de los municipios de Cancún (Benito Juárez), Playa del Carmen (Solidaridad), Cozumel e Isla Mujeres, que permanecen en las garras de la voraz Aguakán y no dependen directamente de la CAPA.

El problema es que la CAPA está sedienta de dinero, por lo que los usuarios tendrán que seguir padeciendo el servicio digno de una ranchería, ya que es una ilusión la esperanza de recuperar los poco más de mil millones de pesos esfumados de sus arcas en el periodo borgista.

Para rematar, la Conagua recortó los recursos asignados a la CAPA a la mitad, reduciendo el presupuesto para obras de infraestructura de 112 a 56 millones de pesos, y el propio Gerardo Mora informó que los siete Ayuntamientos a los que proveen el servicio deben otros tantos millones por años de morosidad, pero en todos los casos argumentan que no hay recursos y ofrecen a cambio pagar con trabajo, en especie, o en abonos chiquititos.

Vaya desafío el que enfrenta el director de la CAPA, Gerardo Mora Vallejo, obligado a mantener a flote una dependencia exprimida con voracidad en varios períodos de gobierno, sobre todo en el demolido borgismo que la debilitó mucho más.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios