21 de Noviembre de 2018

Cancún

Jóvenes buscan castigar a sus padres de esta forma

La primera vez que el muchacho se va de casa es para medir hasta dónde ceden los papás.

La poca tolerancia a la frustración en los adolescentes hace que tomen decisiones como salirse de casa. (Cómo dejar)
La poca tolerancia a la frustración en los adolescentes hace que tomen decisiones como salirse de casa. (Cómo dejar)
Compartir en Facebook Jóvenes buscan castigar a sus padres de esta formaCompartir en Twiiter Jóvenes buscan castigar a sus padres de esta forma

Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La poca tolerancia a la frustración en los adolescentes hace que tomen decisiones como salirse de casa para castigar a los papás, quienes en su mayoría desconocen la actitud que deben tomar ante el comportamiento de sus hijos.

"Los muchachos que se van de casa es para dar una lección a los papás".

El psicólogo Soilo Salazar García, explicó que la decisión de los menores de edad, incluso de quienes tienen más de 18 años, es pensada como un castigo para los padres luego de obtener una negativa de ellos o también para obligarlos a ceder al algún pedimento.

También te puede interesar: Jóvenes dejan sus casas por el consumo de drogas

“Los muchachos que se van de casa es para dar una lección a los papás, demostrarles que si no cumplen sus caprichos al final del día terminan haciendo lo que quieren y demostrar que tienen el control”, señaló.

La realidad, dijo, es que hay casos en los que el adolescente logra dominar a los papás con esas acciones, sobre todo a los que carecen de autoridad o son excesivamente tolerantes.

La primera vez que el muchacho se va de casa es para medir hasta dónde ceden los padres, si ellos dejan manipularse con esa acción y conceden todo al menor para que no vuelva a escapar, lo que sigue serán ausencias más prolongadas.

Consumo de drogas en adolescentes

El consumo de drogas y necesidades materiales no cubiertas por los padres son el “combustible” para que un menor de edad abandone su casa, como el caso de una menor de edad que por no renovarle el plan de renta de su teléfono decidió huir.

Decenas de historias, en las que el protagonista es un adolescente enojado con sus padres, ocurren diariamente en Cancún, que además movilizan a los cuerpos policiales, pues sea cual sea el motivo que orilló al menor a huir de su hogar, la calle no es el sitio idóneo para ellos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios