Juan Gabriel le heredó un hotel en Playa del Carmen ahora lo intentan desalojar

Carlos de Regil exige justicia luego de que los abogados de Dolores López clausurarán los accesos, dejándolos sin agua, sin luz y poniendo en riesgo a su familia.

|
El heredero del Divo pide ayuda a las autoridades. (Impresión de pantalla)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Cancún.- La tarde de ayer, abogados de la dueña del hotel Generations, Dolores López, intentaron desalojar a los inquilinos del lugar en el que Juan Gabriel decidió construir su morada y que al morir heredó a su amigo y mano derecha por más de tres décadas, Carlos de Regil, quien vive desde el 2012 en el lugar junto con su familia, quienes se vieron afectados cuando, sin alguna orden oficial, clausuraron los accesos, dejándolos sin agua, sin luz y sin el paso de sus abogados y personal de servicio.

Juan Carlos Rodríguez Macedo, representante de Juan Ramón González Rocha, socios del señor de Regil, compartió con Novedades Quintana Roo, que la mañana de hoy, elementos de la Policía Estatal aparecieron para quitar los sellos argumentando que no había sido legal la clausura; sin embargo, al momento continúan sin poder salir del lugar.  

El predio donde se ubica el hotel Divo, antes rancho Xolumado en Cancún, pasó a ser propiedad de Alberto Aguilera Valadez, Carlos de Regil y Briceida Landaverde a través de un usufructo vitalicio firmado por Dolores López Lira, quien ahora asegura ya no tiene validez, aunque dos de los propietarios sigan con vida.

En entrevista a un programa de televisión, Briceida Landaverde, también propietaria del inmueble aseguró que las condiciones en que están, ponen en riesgo la salud de sus dos hijas.

Estamos viviendo momentos muy difíciles, están cuatro menores aquí, dos de ellas mis hijas, no tenemos agua, no tenemos luz, no dejan entrar a nuestros abogados ni al personal de Derechos Humanos, intentaron desalojarnos personas de la Fiscalía General, no lo lograron porque era fuera de la ley, si salimos ya no nos dejarán entrar. Estamos en la selva, hay muchos animalitos, una de mis hijas tiene asma y no tengo luz para nebulizarla si le diera un ataque, pedimos a las autoridades estén atentos pues parece que hay cierto tipo de influyentismo”, expresó, además confirmó que el usufructo se les dio de manera vitalicia con la garantía de que invirtiera y así ha sido, hasta el momento han sido más de 90 millones de pesos comprobables que han utilizado para la construcción de las cabañas que hay dentro de las dos hectáreas de tierra que se les demanda.

Carlos de Regil por su parte solicita apoyo de las autoridades, ya que asegura fue un acto sin fundamentos y alevoso.

“Antes que pudiéramos advertir lo que sucedía, pusieron sellos en las entradas…, como a la llegada de la Policía Municipal no pudieron sacarnos, estos manifestaron que no podían ejecutar un acto tan arbitrario como pretendía la Fiscalía y hoy estamos secuestrados e inmovilizados en nuestra propiedad. La señora Dolores bloqueo la servidumbre de acceso a nuestra que va de la carretera de Tulum a Cancún  por lo cual no podemos salir. No dejan entrar a nadie hacia nosotros, pues tienen una garita con vigilancia. Están violando las garantías de los artículos 14 y 16 constitucionales y la de libre tránsito. Algunos elementos de la policía nos manifestaron que debíamos defendernos, pues la orden de desalojarnos venía de muy arriba. Que ellos no traían ninguna orden escrita”, detalló Carlos de Regil, quien espera se haga justicia, ya que no es la primera vez que la señora Dolores actúa de manera dolosa. 

 

Cargando siguiente noticia