17 de Diciembre de 2017

Cancún

Juguetes, de suma valía para los niños cancunenses

Consideran los menores como una fuente de amor los objetivos afectivos. Padres deben inculcar la importancia de compartir.

La psicóloga Sandibel Robaldiño Aguilar dijo que los obsequios no suplen el amor hacia los hijos. (Tomás Álvarez/SIPSE)
La psicóloga Sandibel Robaldiño Aguilar dijo que los obsequios no suplen el amor hacia los hijos. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Juguetes, de suma valía para los niños cancunensesCompartir en Twiiter Juguetes, de suma valía para los niños cancunenses

 

Jazmín Ramos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El proceso de la construcción emocional de los niños y niñas implica varios factores, entre ellos los juguetes, los cuales se consideran objetos emocionales que le permite desarrollar habilidades, incentivar la imaginación y, sobre todo, generar aliados para fomentar su creatividad, por ello durante su crecimiento los infantes ven los regalos como un detalle de amor de las figuras afectivas: padres o familiares, explicó la psicóloga Sandibel Robaldiño Aguilar.
 
En entrevista para Novedades de Quintana Roo, sobre la relación de los juguetes con los menores, refirió que los detalles que reciben los niños y niñas en épocas de convivencia familiar, así como en temporadas de compartir, como la llegada de Santa Claus y los Reyes Magos, son de suma valía para formar infantes emocionalmente sanos, sin que esto signifique que los objetos suplan el amor hacia los hijos.
 
Comentó que actualmente los efectos de la mercadotecnia pueden afectar de forma negativa la percepción de los juguetes en los menores, debido a que hacen creer que el tener es el ser, sin embargo, aquí debe de entrar la tarea de la crianza. 
 
Los padres tienen que enseñarles a los niños y niñas que lo importante es el detalle y no el tipo de regalo que reciben.
 
Asimismo, consideró que otro valor que deben inculcar a los hijos es la importancia de compartir, de ayudar a sus pares (otros niños), con el fin de ir construyendo un ser humano desprendido, humilde y sensible hacia la circunstancia de quienes tienen una condición diferente en cuanto a su calidad de vida. De esta forma los niños se hacen concientes de la realidad de su entorno.
 
Ralbaldiño Aguilar precisó que es muy satisfactorio que los padres inculquen a los niños participar en actividades sociales, y en acciones que buscan dar felicidad a otros, como en el caso del programa 24X24 del Grupo SIPSE, que busca entregar juguetes a niños y niñas de bajos recursos. 
 
“En la medida en que se les inculque el apoyar a quienes menos tienen, se formarán hombres y mujeres con espíritu de ayuda, un valía del ser humano que permite construir una mejor sociedad”.
 
En ese sentido, dijo que independientemente de cual sea el nivel económico del entorno donde se desarrolló un menor, siempre esperará ser recompensado por las figuras afectivas que lo rodean, en razón de que esta tendencia es parte de su crecimiento, ellos están en una etapa de construcción de su autoestima, de tal suerte que los objetos afectivos los consideran como una fuente de amor.
 
Sin embargo, los padres deben focalizar esa demostración de afecto a través de los regalos, para que los menores no asuman una actitud errónea de sólo recibir por recibir, además, en el caso de las fechas de convivencia familiar como la Navidad, los detalles que se les obsequian a los niños tienen que estar relacionado a la edad, gustos, la influencia en el desarrollo de la creatividad y la solución de problemas.
 
Continúo diciendo que lo recomendable a la hora de decidir comprar un determinado juguete es no dejarse llevar por la mercadotecnia, y mucho menos por la exigencia de los hijos, pues es común adquirir objetos basados en la moda, aquí será de sumo aprecio que exista un diálogo con los menores sobre el valor de los objetos, más allá del aspecto económico, pues suele pasar que se hagan falsas esperanzas sobre un artículo y si no se está en las posibilidades financieras, entonces los menores pueden desarrollar un sentimiento negativo, “se trata de sostener una comunicación entorno a la capacidad que hay para obtener los juguetes”.
 
En cuanto al aspecto de la tecnología comentó que han surgido artículos muy entretenidos y ostentosos, pero estos son inviables como un regalo al menor, en razón de que no son adecuados para su edad, además generan superioridad con sus pares (otros menores), desarrollando un ego mal enfocado, se trata entonces de ser cuidadosos con los detalles hacia los hijos para no afectar su autoestima.
 
(Edición: Florencio Sabido)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios