Huracán Wima, equivalente a 20 bombas sobre arrecifes de Puerto Morelos

La directora del Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos advierte que ahora éstos son 30 % menos fuertes.

|
(Facebook/Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Cancún.- Las costas de Quintana Roo se encuentran más vulnerables a los embates de huracanes y tormentas en comparación con el 2005, cuando el huracán Wilma azotó la región, sostuvo María del Carmen García Rivas, directora del Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos.

Hace 15 años, los arrecifes de Puerto Morelos soportaron la fuerza equivalente a 20 bombas, lo cual mitigó los daños de uno de los eventos más devastadores en las últimas décadas. Sin embargo, actualmente la barrera coralina ubicada frente a las costas del Caribe mexicano se encuentra debilitada, tras el deterioro por la presión turístico-inmobiliaria y, desde 2018, por una extraña enfermedad que ha matado miles de ejemplares de más de 25 especies de coral, los cuales dan estructura a los arrecifes, expuso la especialista.

“Cuando ocurrió el huracán Wilma nuestro arrecife estaba un 30% mejor, por lo menos. Tenía un tercio de más fortaleza, pero esta vez no va a poder detener la fuerza del mar igual. Sabemos que se ha perdido tejido vivo, sabemos que hay algas, nuestras colonias masivas están debilitadas”, dijo a Novedades Quintana Roo.

¿Qué factores hacen más vulnerable a la costa?

Aunado a la fragilidad del arrecife, la funcionaria de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) expuso que Quintana Roo enfrenta otros problemas que hacen sus costas más vulnerables a los embates de estos fenómenos.

Por un lado, está la erosión de playas, que deja la infraestructura más expuesta. Pero esta se debe, en gran parte, a la construcción de edificios hoteleros y residenciales sobre los ecosistemas de manglar y dunas costeras, así como la afectación de pastos marinos. “Estamos más vulnerables, es un hecho”, agregó.

No obstante, refirió que se cuenta con más organización comunitaria para poder resistir y también con otras herramientas que permitirán ayudar a los ecosistemas a cumplir su función. Desde hace semanas se encuentra lista para salir a campo la brigada Guardianes del Arrecife, que restaurará parte de la barrera coralina impactada por el huracán, una vez que sea seguro hacerlo.

 

Cargando siguiente noticia