21 de Noviembre de 2018

Chetumal

Comerciantes no desaprovechan la oportunidad de vender

A pesar de amanecer desolada, la zona centro recuperó actividad durante el medio día del 25 de diciembre.

Con el pasar de las horas, los comercios de la zona centro comenzaron a levantar sus cortinas. (Harold Alcocer/SIPSE)
Con el pasar de las horas, los comercios de la zona centro comenzaron a levantar sus cortinas. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook Comerciantes no desaprovechan la oportunidad de venderCompartir en Twiiter Comerciantes no desaprovechan la oportunidad de vender

Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La principal zona comercial de la ciudad, que en días anteriores lució repleta de compradores, amaneció prácticamente desolada ayer 25 de diciembre. 

A la misma hora que comúnmente inicia la actividad de compra y venta, sobre la avenida De los Héroes sólo se podían observar unos cuantos vehículos y dos o tres personas caminando o sentados, leyendo alguna revista o folleto de las ofertas que desde la semana anterior ofrecen los negocios a sus clientes.

De esta manera la zona centro de Chetumal recibió el día de la Navidad, después de la ajetreada Nochebuena, con puertas y cortinas cerradas y semáforos en espera de vehículos que controlar.

La escasez de automovilistas en esta parte de la ciudad fue tal, que un  par de “tricicleros”, uno en sentido contrario, circulaban en medio de la avenida sin tener que provocar los sonidos de algún claxon.

Sin embargo, la desolación solo duró unas horas, ya que mientras la mayoría de los cerca de 200 negocios instalados sobre la principal avenida mantuvo cerradas sus puertas, un promedio de 35 dieron a sus empleados sólo unas horas de descanso y decidieron aprovechar la poca clientela que, a pesar del desvelo, decidió acudir a la zona en busca de alguna prenda de vestir, un par de zapatos, medicina o algún helado.

Los primeros en levantar sus cortinas en espera de sus clientes, fueron los dedicados a la comida y dos farmacias. A las ocho de la mañana el restaurante tradicional “Chetumal”, al interior del mercado “Manuel Altamirano”, comenzó a atender a sus primeros comensales, quiénes ante la resaca derivada de los festejos de Nochebuena, pidieron un “caldito de pollo”, esperando rehidratarse. En tanto, la lonchería “Mariam”, igualmente instalada hace varios años sobre dicha avenida, hizo lo propio, aunque sus primeros clientes, una familia completa, llegaron dos horas más tarde.

“Está buena la cruda pero con un caldito ya es menos. Siempre vengo aquí porque abren temprano y me gusta el sabor”, comentó Miguel Sánchez, quién presumió haberse acabado media botella de whisky.

Pasadas las nueve la mañana, cuando el sol comenzaba a calentar el ambiente, con caras de desvelo, llegaron los primeros empleados que laboran en dos zapaterías, quiénes minutos más tarde comenzaron a acomodar anaqueles, luego zapatos y después una lona para cubrirse de los rayos del sol. Minutos más tarde hicieron lo propio una nevería y otras dos zapaterías. Al mismo tiempo la mayoría de los locales comerciales del “Mercado Viejo” se preparaban para vender, incluyendo los expendedores de carne, que lucieron sin clientes.

Hora y media más tarde, se podrían observar decenas de empleados de cadenas comerciales como Milano y Elektra, armados con lentes de sol y sentados en las banquetas, en espera de que los respectivos gerentes llegaran para abrirles la puerta y comenzar a desquitar el sueldo.

A esa misma hora, el número de personas ajenas a los negocios comenzaba a incrementar, sobre todo turistas hospedados en algunos de los hoteles y que caminaban con rumbo a la Explanada de la Bandera.

“Las ventas no han sido las mejores en el año, y pues mucha o poca venta que tengamos hoy hay que aprovecharla. Hay un algo de desvelo pero la chamba es la chamba”, dijo uno de los encargados.

A partir de las 12 del día, la avenida De los Héroes comenzó a recobrar un poco de vida ya que abrieron sus puertas una veintena de locales comerciales, como zapaterías y tiendas de ropa, rubros más demandados en estas fechas;  aunque se sumaron también un par de negocios dedicados a la comida.

De esta manera, el sector comercial decidió aprovechar las ventas, ya que de acuerdo con estimaciones de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) capítulo Chetumal, el cierre de año se espera con buenos números.

Desde la semana pasada los comerciantes han registrado un incremento en la demanda de sus productos de hasta un 20 por ciento, comparado con el año pasado, sobre todo en rubros como jugueterías, calzado y de vestir. Ellos esperan que la afluencia continúe en los próximos días, ya que aún están pendientes los festejos de Año Nuevo  y de los “Reyes Magos”.

De alguna manera, el hecho de que la Zona Libre de Corozal, Belice, mantuviera cerradas sus puertas, benefició al comercio chetumaleño, que esta vez hizo el esfuerzo por cerrar el mes con números positivos en sus cuentas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios