21 de Octubre de 2018

riviera-maya

Los aviones no distinguen entre un hombre y una mujer

La subteniente Benoni Serna Camacho vive su sueño de pertenecer a la milicia mexicana.

A la subteniente Benoni Serna  Camacho desde niña le nació el interés por pertenecer a la Fuerza Aérea Mexicana, por lo que ahora que forma parte de ella, aporta lo mejor de sí. (Gustavo Villegas/SIPSE)
A la subteniente Benoni Serna Camacho desde niña le nació el interés por pertenecer a la Fuerza Aérea Mexicana, por lo que ahora que forma parte de ella, aporta lo mejor de sí. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Compartir en Facebook Los aviones no distinguen entre un hombre y una mujerCompartir en Twiiter Los aviones no distinguen entre un hombre y una mujer

Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- Un avión no distingue entre un hombre y una mujer, asegura Benoni Serna Camacho, la primera y única mujer piloto en las filas del Escuadrón de Pelea 201 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) con base en Cozumel.

A sus 23 años es una de las 23 pilotos aviadoras mexicanas. Cuenta que siendo apenas una niña vio a los aviones militares desplazarse por los cielos de su natal Tuxtepec, Oaxaca, lo que la motivó a ser una mujer piloto. Tiene en mente seguir ascendiendo en la cadena de mando, y, ¿por qué no?, llegar algún día a ser la primera mujer en el más alto puesto.

No es exclusivo de los hombres 

Los cielos de Cozumel ya no son territorio exclusivo del sexo masculino. Una mujer mira desde el aire el turquesa del mar Caribe y la belleza de la selva durante sus vuelos de entrenamiento, a bordo de un Pilatus PC7. Ella es la subteniente de la FAM Piloto Aviador Benoni Serna, quien está en adiestramiento en la Base Aérea Militar 4.

Portando un pulcro y perfecto uniforme de gala, que la hace destacar entre los asistentes, narra que es la mayor de tres hermanos y que desde niña pensó pertenecer a la milicia. Ingresó a los 19 años a la Escuela Militar de Aviación, de la que egresaron seis pilotos en 2014.

Constancia y disciplina 

“Entrar no es tan difícil, lo verdaderamente difícil es mantenerte, tener constancia, dedicación, trabajar por el sueño de volar una avión y recordar eso cada que comienzas a extrañar a la familia”, expresa la subteniente.

Corremos, nadamos lo mismo, tenemos los mismos instructores y volamos los mismos aviones, responde ante la pregunta sobre si su entrenamiento es diferente al de un hombre.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios