11 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Los padres del no al fuero

La popular -y populista– iniciativa para eliminar la figura del fuero para servidores públicos...

Compartir en Facebook Los padres del no al fueroCompartir en Twiiter Los padres del no al fuero

La popular -y populista–  iniciativa para eliminar la figura del fuero para servidores públicos de Quintana Roo ha generado una verdadera disputa entre las distintas bancadas que quieren colgarse la medallita de ser los “padres” del chiquito aún no nacido para sumar bonos a sus causas políticas y electoreras en estos tiempos de incipiente efervescencia por el próximo proceso en las urnas.

Casi todas las bancadas legislativas ingresaron sus iniciativas para quitar el fuero, y todas lo presumen como un logro partidista, aunque el asunto parece de mero trámite.

Y es que en realidad el tema del fuero no es tan importante. Mediático, sí, por supuesto, pero en la práctica no impacta en la búsqueda de igualdad ante la ley en un país donde éstas son maleables como plastilina y siempre están a favor del poderoso, con fuero o sin él.

No me malinterpreten, estoy a favor de que se erradique eternamente de las leyes quintanarroenses esa figura anacrónica y anquilosada que nació con la idea de garantizar a los  opositores la posibilidad de alzar la voz contra el poder gubernamental sin temor a ser reprimidos con cárcel por motivos políticos, cosa que era muy común en el México de ayer, y de vez en cuando en el de hoy.

Pero el fuero dejó de cumplir esa función para mutar a una especie de patente de corso para altos servidores públicos para pasarse las leyes, hasta las más insignificantes, por el amplio arco del triunfo. Los políticos con “fuero” se saben intocables y usan ese poder otorgado por la Constitución para blindarse de la acción legal tras cometer actos descarados de corrupción, y hasta para pasarse los semáforos en rojo sin ser molestados. Así los excesos.

Eliminar el fuero es lo correcto en una sociedad que dice ser democrática, pero no es urgente, ni tampoco un asunto primordial, pues con fuero o sin él la clase política seguirá hundida en el mismo miasma de corrupción en la que nada y se regodea.

Por otra parte, Quintana Roo no está dando ningún campanazo en el tema, pues hasta el momento once entidades han derogado al fuero de sus leyes, algunas desde hace varios años.

Así las cosas, el fuera al fuero está más que cocinado en el Congreso local y es cuestión de horas para que los diputados alcen la mano aprobando una de las varias iniciativas –harto parecidas todas– que han sido propuestas por las bancadas.

¿Qué bancada se llevará la paternidad de esta iniciativa? Todas y ninguna. Todas, porque desde ya los diputados azules, rojos, amarillos y demás ya están presumiendo en sus redes sociales y comunicados su participación histórica en la desaparición del fuero, y ninguna porque al no existir divergencia ni polémicas sobre el asunto, la aprobación unánime que se espera le quitará el mérito individual a quienes buscan protagonismo.

Lo que sí se puede asegurar, es que los más beneficiados en esta coyuntura serán las bancadas del PAN y PRD, que son las que tienen la batuta en la mano en el Congreso y, por lo tanto, son quienes ante la ciudadanía se llevarán el mérito de todo lo que se logre en esta “legislatura del cambio”.

Los empujones por subirse al podio con el tema empezaron de inmediato. A inicios de esta semana el líder del Congreso, el panista Eduardo Martínez Arcila, anunció que el debate para la eliminación del fuero iniciaría en breve y con ello puso los reflectores sobre los partidos de la alianza PAN-PRD, que buscan afianzarse en el poder en 2018.

Unas horas después el dirigente del Tricolor en el Congreso, Raymundo King de la Rosa, subió a sus redes una fotografía personal acompañada de la leyenda “No más fuero” y presumiendo la iniciativa priista al respecto.

La diferencia fue que, mientras Martínez Arcila cosechó aplausos en las redes para el PAN-PRD con un tema que, reitero, es más mediático que importante, a King de la Rosa le fue como en feria, recibiendo recriminaciones y críticas a granel.

Ni modo, en la política como en la vida, se cosecha lo que se siembra.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios