17 de Noviembre de 2018

Opinión QRoo

Cerebro y música

Tocar un instrumento musical fortalece las conexiones entre los dos hemisferios del cerebro en niños...

Compartir en Facebook Cerebro y músicaCompartir en Twiiter Cerebro y música

Tocar un instrumento musical fortalece las conexiones entre los dos hemisferios del cerebro en niños, pero sólo si éstos practican de manera persistente, como bien decía la abuela la práctica hace al maestro.

Esta práctica musical refuerza las conexiones neuronales, aumentando en un 25% el llamado cuerpo calloso, que es la parte del cerebro que conecta los dos hemisferios cerebrales y es por decirlo de una manera entendible un manojo de fibras nerviosas que tienen como función la de servir como vía de comunicación entre ambos hemisferios cerebrales, con el fin de que ambos lados del cerebro trabajen de forma conjunta y complementaria.

Es por ello que los músicos profesionales tenemos el cerebro más desarrollado en las áreas de éste relacionadas con el oído, la vista y la agilidad física. Y cuando hablo de agilidad física estoy refiriéndome a la motricidad fina por lo que siempre estoy sugiriendo que la práctica musical es beneficiosa para el cerebro y ya que la música está estrechamente relacionada con la cultura humana desde sus orígenes y por supuesto la práctica musical ayuda a los estudiantes a desarrollar el cerebro y a mejorar sus aptitudes académicas.

De todas las artes la música es la que genera un mayor desarrollo al cerebro y su capacidad por todo lo que esto conecta. Por esto se ha encontrado que los músicos tenían un coeficiente intelectual más alto que los no músicos por lo que se sugiere que un entrenamiento musical intensivo está asociado con una elevada inteligencia.

La física, las matemáticas, la química y todas esas materias llamadas difíciles se hacen simples para los alumnos de música ya que existe directamente una capacidad de abstracción, entendimiento y desarrollo. No entiendo cómo se le resta presupuesto en toda América Latina a la parte artística y cultural y bien podríamos aumentarlo teniendo como resultado gente más productiva y con una creatividad fuera de serie.

Como dato curioso tenemos que el mundo en general disponía del 4.8% del PIB para educación en el año 2014 y en México el 5.3% por lo que la pregunta obvia es ¿Dónde está el dinero? Porque en la educación no se invirtió. Hasta la próxima semana.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios