¿Meteorito en Cancún? Dimorphos es colosal nivel “Armagedón”

Un objeto mucho más grande que cualquier meteorito en Cancún está cerca. La NASA prepara una operación tipo “Armagedón” para probar si la humanidad puede desviarlo.

|
Todos los días, decenas de personas ven meteoritos en Cancún. Más lejos existe uno que la NASA quiere desviar con una misión tipo "Armagedón".
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Hemos visto en los últimos meses que a la audiencia le fascina el tema “meteorito en Cancún”. En redes, han circulado fotos y videos de estrellas fugaces y papalotes luminosos sobre la Zona Hotelera. Pero allá afuera, a 10 millones de kilómetros, una colosal roca es ya el objetivo de una misión tipo “Armagedón” liderada por la NASA y la Agencia Espacial Europea.

Dimorphos fue descubierto en 2003. Es una luna de 160 metros de ancho que orbita alrededor de Didymos: un asteroide encontrado en el firmamento en 1998 y que tiene el tamaño de una montaña de 780 metros. 

A Dimorphos se le puso ese nombre (que significa “dos formas”) porque, por primera vez en la historia, un cuerpo celeste cambiará de aspecto gracias a la acción de la humanidad. Sí: en 2021 partirá al espacio profundo la misión de Prueba de Redireccionamiento de Doble Asteroide (DART, por sus siglas en inglés) cuyo objetivo es impactar la superficie de dicha luna para alterar su trayectoria, una hazaña similar a la de la película Armagedón (Touchstone Pictures, 1998), protagonizada por Bruce Willis, Ben Affleck y Liv Tyler. 

Se tiene previsto que DART choque intencionalmente con Dimorphos a finales de 2022. La nave espacial no tripulada por personas es del tamaño de un refrigerador y golpeará al asteroide a 3.7 millas por segundo (unos 6 kilómetros por segundo), con lo que los científicos de Estados Unidos y Europa esperan alterar el curso de la colosal roca.

Meteorito en Cancún, uno casi todos los días

Las redes sociales han estado captando meteoritos en Cancún con mayor frecuencia. Pero eso no tiene nada de extraño. La mayoría de ellos se rompen en la atmósfera. Los objetos más grandes, de 1 kilómetro de diámetro, son mucho más raros. 

En Quintana Roo se han avistado intensas bolas de fuego surcando el cielo. La mayoría de ellas son estrellas fugaces: fragmentos de un meteorito que acaba de penetrar nuestra atmósfera y que se encienden con la fricción del escudo de nuestro planeta. 

En otras ocasiones, se ha tratado de naves de la NASA que vuelven del espacio exterior y que, en su ruta a Cabo Cañaveral, Florida, atraviesan el espacio aéreo nacional. También, algunos transportes aéreos de carga iluminan el cielo nocturno como antorchas encendidas.

La Tierra no está exenta de impactos. Dimorphos volverá a estar muy cerca de nosotros en 120 años. Lo que pretenden los científicos, esos sí, es ensayar un método para defender a la civilización ante cualquier peligro espacial inesperado.

La historia registra dos asteroides que marcaron a la humanidad. Ambos ocurrieron en Rusia:

  • El asteroide del Río Podkamennaya Tunguska, el que en 1908 destruyó 1,200 kilómetros cuadrados y sacudió el suelo de una ciudad ubicada a 65 kilómetros del sitio de impacto. 
  • El asteroide de Chelyabinsk, el que en 2013 explotó en el aire y liberó una fuerza equivalente a 20 o 30 veces la energía de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, en Japón. Este dañó 7,000 edificios e hirió a 1,000 personas, pues su onda expansiva alcanzó los 93 kilómetros.

"DART es un paso crítico para demostrar que podemos proteger nuestro planeta de un futuro impacto de asteroide", dijo Andy Cheng del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Laurel, Maryland, co-líder de la investigación, justo cuando el proyecto entró en su fase de diseño. 

La colisión deliberada será grabada en vídeo por un satélite que seguirá de cerca los acontecimientos. 

Se espera que en 2024 la nave espacial Hera, de la Agencia Espacial Europea, partirá hacia Dimorphos para analizar los resultados del “Armagedón” provocado por la NASA. Esta segunda misión calificará los resultados para determinar si la idea que tuvo Bruce Willis en la ficción cinematográfica y el método aplicado por los estadounidenses puede realmente funcionar para proteger a la humanidad de cualquier peligrosos meteorito en Cancún, México y el Mundo.

Cargando siguiente noticia