18 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Misoginia en Seguridad Pública de Chetumal

La cascada de violaciones a sus derechos humanos, denunciada por seis empleadas de Seguridad Pública del municipio capitalino...

Compartir en Facebook Misoginia en Seguridad Pública de ChetumalCompartir en Twiiter Misoginia en Seguridad Pública de Chetumal

La cascada de violaciones a sus derechos humanos, denunciada por seis empleadas de Seguridad Pública del municipio capitalino, descubre la putrefacción que se ha inflado en esa corporación obligada a ser ejemplar, y donde reina la misoginia y todo tipo de discriminación, acoso sexual y abusos abanicados por un jefe policiaco emanado del Ejército: Antonio Arenas Mondragón.

Este incontrolable director de Seguridad Pública hace y deshace protegido por el Olimpo, ya que le tiene sin cuidado el poder del alcalde capitalino Luis Torres Llanes. Y el mal ejemplo de Arenas Mondragón es imitado por comandantes y otros mandos que agreden a trabajadoras que irónicamente trabajan en áreas encargadas de combatir la violencia, según reveló ayer nuestro editorial Golpe de Mazo.

Dormir en casetas en el suelo –las colchonetas sí están disponibles para sus compañeros policías– y con inhumanas guardias ininterrumpidas, ha sido parte del drama que narraron las empleadas en su queja ante la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo:

“El 25 de diciembre de 2016 llegó el Comandante, y de manera prepotente abrió la puerta preguntando por el personal jurídico y que dónde estaba el personal embarazado; dijo que no aguantamos nada y que las operativas aguantaban más, y nos advirtió que no por estar bonitas merecíamos estar en un pedestal”.

Otra empleada expuso: “Me da miedo irme a operatividad al estar bajo el mando de los Comandantes que nos han hostigado y de las posibles represalias. Nos trasladaron al operativo en los saqueos recientes, llevándome de civil al Chedraui Multiplaza; sentí temor al no tener preparación para ello; ahí hubo una balacera y fueron inconscientes los Comandantes al exponernos de esa manera”.

“Después continuaron vigilando nuestra Unidad de Víctimas, en donde cualquier retardo es sancionado con un arresto, por lo que fuimos a hablar con el Secretario General del Ayuntamiento, Roger Peraza Tamayo, pues nos cambiaron el horario a 24 (trabajo) por 24 (descanso)”.

El testimonio de otra: “También nos quitaron todas las lap tops para revisarlas e investigar qué hacíamos con ellas; los operativos decían ‘ahora sí van a trabajar las huevonas’. El secretario del Ayuntamiento dijo que no iba a seguir pasando esto, pero continuaron las agresiones”…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios