17 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Muerte en Cancún y silencio de Derechos Humanos

Un elemento de Seguridad Pública Estatal mató a sangre fría y en plena madrugada a un chofer de Autocar en Cancún –según sus familiares–, cuando estaba en plan de juerga...

Compartir en Facebook Muerte en Cancún y silencio de Derechos HumanosCompartir en Twiiter Muerte en Cancún y silencio de Derechos Humanos

Un elemento de Seguridad Pública Estatal mató a sangre fría y en plena madrugada a un chofer de Autocar en Cancún –según sus familiares–, cuando estaba en plan de juerga. El descuidado operativo dejó una viuda y dos huérfanos menores de edad.

El ataque ocurrió el pasado 20 de mayo, cuando el chofer Luis Edgar de 35 años fue baleado por un policía (patrulla 12084) en la Supermanzana 69. Luis Edgar agonizó por siete días, con un balazo en la cabeza.

El chofer de Autocar y sus compañeros apenas iniciaban la parranda ya ajenos al trabajo, y en un punto de revisión les marcaron el alto y prefirieron seguir la marcha por temor, recibiendo tres disparos de los policías. Las víctimas estaban desarmadas, y Seguridad Pública Estatal sostiene en su defensa que la pistola se accionó accidentalmente, casi por obra del destino.

“Qué clase de policía tenemos, que no puedes salir de tu trabajo y llegar a tu casa porque te paran en un operativo y te disparan sin ninguna razón”, denunció Rosa María Gutiérrez, tía del conductor.

Un periódico de Cancún reveló que la Policía Estatal trató de lavar el error con la entrega de 200 mil pesos a la familia bañada en luto.

El tema entra en los dominios de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que hasta hoy no ha emitido una recomendación obligada y ha sido un cero a la izquierda en el caso, según los familiares del chofer de Autocar.

Obligada la reacción del Ombudsman Harley Sosa Guillén para atender este caso tan prioritario, ya que estamos ante un homicidio que mancha a la Secretaría Estatal de Seguridad Pública.

Manoseo cultural

Terrible el manoseo cultural en Quintana Roo. Primero contamos con un Instituto Quintanarroense de la Cultura (IQC), reemplazado por la Secretaría de Cultura que fue sepultada para convertirla en Subsecretaría de Cultura bajo las enaguas de la Secretaría de Cultura.

 Bien por la creación del Instituto para la Cultura y las Artes, pero debe quedar a salvo de mandos tan ineptos como la afortunada ex diputada local perredista Jacqueline Estrada Peña. 

Y va una pregunta temblorosa: ¿El Instituto para la Cultura nace defendiéndose del manejo de los museos que estarían bajo control de la Secretaría Estatal de Turismo? Esto sería una locura del tamaño del Himalaya.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios