14 de Noviembre de 2019

Opinión QRoo

¿Puedo “tumbar” de la web una foto en la que aparezco?

¿Pueden los medios usar fotos en las que salimos? Ciertamente la ley respalda...

Compartir en Facebook ¿Puedo “tumbar” de la web una foto en la que aparezco?Compartir en Twiiter ¿Puedo “tumbar” de la web una foto en la que aparezco?

¿Pueden los medios usar fotos en las que salimos? Ciertamente la ley respalda nuestro derecho a la privacidad de la imagen, pero no exactamente cómo lo imaginamos.

Muchas veces nos preguntamos si medios de comunicación, blogs, páginas o incluso en Facebook, es correcto o no el uso de imágenes no exactamente de nuestra propiedad, pero sí aquellas en las que, sin deberla ni temerla, fuimos retratados incidentalmente.

Por un lado, la ley es clara y advierte que cualquiera que use nuestras fotografías con fines de lucro comete una falta que, si bien no implica daño moral, sí material, y por tanto es posible entablar una querella por ello.

Sin embargo, algo muy particular son las fotografías en las que salimos sin saberlo. Imaginemos que un blog publica una fotografía sobre la problemática del sargazo en Quintana Roo, y por X o Y razón salimos en ella en un primer o segundo plano. ¿La fotografía puede ser usada en redes sociales? ¿Necesitan de nuestro permiso? Y las respuestas son claras: sí y no.

La ley indica que la imagen puede ser usada sin problema porque la fotografía no tiene como objetivo exhibirnos, o sea, no somos el objeto que busca divulgar. Ante esto, no es necesario dar nuestro consentimiento porque la fotografía se tomó (en este caso de ejemplo) para ilustrar la problemática del sargazo, por tanto, los elementos que componen la imagen (el hotel de fondo, el turista asoleándose, el vendedor de frutas, etcétera) forman una parte del conjunto que se desea mostrar, y no el foco principal de la imagen.

Literalmente, la Ley Federal del Derecho de Autor indica en su artículo 87 que “El retrato de una persona sólo puede ser usado o publicado, con su consentimiento expreso…”, pero tiene un importante detalle: “… No será necesario el consentimiento a que se refiere este artículo cuando se trate del retrato de una persona que forme parte menor de un conjunto o la fotografía sea tomada en un lugar público y con fines informativos o periodísticos”.

En resumen: no existe dolo, delito o falta cuando alguien toma y publica una fotografía en la que no somos el objetivo a mostrar. Evidentemente, si existe un grave falta si la fotografía se emplea ahora sí, para hacernos daño.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name