Operador de calesa: Ai’ que se queden

“El Palomo” se negó a levantar las heces fecales del caballo, pese a solicitud de comerciantes y vendedores del primer cuadro de la ciudad.

|
Comerciantes y vendedores del centro de la ciudad indicaron que el olor que despedía los residuos era bastante desagradable. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

 

Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- Por una distancia de cuatro cuadras un operador de calesa, apodado “El Palomo”, dejó que su caballo depositara, en pleno centro turístico de la ciudad, sus heces fecales.
 
Aunque varios comerciantes y vendedores ambulantes le pidieron que levantará los restos orgánicos de su animal, este simplemente contestó: “Ai’ que se queden”.
 
El problema de las calesas es un pendiente que tiene el Ayuntamiento de Cozumel y que no ha podido controlar, por lo que los operadores y concesionarios de estas carretas actúan libremente.
 
Como ya se ha informado en este espacio, ni siquiera representan un ingreso importante para el Ayuntamiento.
 
La responsabilidad de hacer respetar los acuerdos de buena fe firmados con los caleseros es la dirección de Transporte municipal, pero como todo mundo sabe en la ciudad, es la dirección de Ecología la que termina atendiendo denuncias como las del martes que dan muy mala imagen a los turistas.
 
El olor que despedían estos residuos era bastante desagradable.
 
Casi al cierre de esta edición se puso saber que el calesero fue obligado a levantarlos.
 
(Edición: Florencio Sabido)
Cargando siguiente noticia