13 de Noviembre de 2018

Opinión QRoo

Arrogancia morena

Candidatos a senadores y diputados federales en Cancún de Morena despreciaron la invitación...

Compartir en Facebook Arrogancia morenaCompartir en Twiiter Arrogancia morena

Con diferentes pretextos, los candidatos a senadores y diputados federales en Cancún de Morena despreciaron la invitación a participar en el tradicional debate que organizó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en ese municipio, dejando el escenario libre a sus rivales de otros partidos.

Desde que la agrupación de empresarios lanzó la convocatoria a los candidatos para participar en este ejercicio que realizan en cada campaña desde hace varios años, los candidatos de Morena en los Distritos 03 y 04, Mildred Ávila Vera y Jesús Pool Moo, así como la candidata al Senado Marybel Villegas Canché, pusieron mil peros solicitando “ajustes” en el formato a los organizadores y otras garantías si querían contar con su honrosa presencia en el panel.

Las exigencias de los morenos no fueron tomadas en cuenta y esto fue utilizado como el principal argumento para no asistir al debate de la organización empresarial, a la que además acusaron de estar favoreciendo a los candidatos de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano.

Esto lo confirmó de manera formal a través de un oficio el vocero del partido en la zona norte, Ricardo Velasco Rodríguez, quien en un tono con un dejo de soberbia desestimó el ejercicio y aseguró que los ciudadanos ya conocen las propuestas de los candidatos, por lo que no consideraron necesario acudir al encuentro con ciudadanos y empresarios.

Por su parte, el otro candidato a senador de Morena, José Luis Pech Várguez, se excusó de participar debido a un accidente que sufrió recientemente que le ocasionó una fractura de radio en el brazo derecho, razón por la que no solo no asistió a este evento, sino que también lo hizo dejar a un lado sus actividades proselitistas por los próximos días.

Pero el cálculo político puede salir negativo para los morenos, como lo comprobó el propio Andrés Manuel López Obrador, quien en un exceso de confianza declinó participar en el debate presidencial de 2006, lo que le costó una caída de varios puntos que a la postre incidió en su derrota. 

La arrogancia es mala consejera, y aunque la ola de López Obrador viene más fuerte que nunca sus candidatos en Quintana Roo no pueden simplemente nadar de a muertitos relajados por las encuestas, ya que en otros frentes las exigencias de los electores son intensas, como en el competido tablero en las presidencias municipales, con excepción de Cancún

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios