18 de Noviembre de 2018

Opinión QRoo

El piloto y el florero

Bien oída, la reacción de los mercados al presidente de México tiene un fondo político

Compartir en Facebook El piloto y el floreroCompartir en Twiiter El piloto y el florero

Bien oída, la reacción de los mercados al presidente de México tiene un fondo político, más que económico.

Sus temas son la desconfianza y la incertidumbre, un rechazo a la forma como fue cancelado el aeropuerto, más que a su cancelación. El Presidente electo dio ejemplo de imprevisibilidad y discrecionalidad. Un ejemplo caro, por eso mismo contundente, de lo que puede ser su estilo personal de decidir dentro de lo que él llama la “democracia participativa”. Que genera dudas sobre la seriedad de su compromiso con las reglas democráticas, la racionalidad económica y las instituciones.

En la cancelación del aeropuerto empezó de veras el gran forcejeo entre el poder entrante y el que sale, entre la “restauración presidencialista” y el “consenso neoliberal”. La línea de fuego quedó marcada por el desafío a los mercados y al poder económico.

Las consecuencias económicas pueden ser temibles, pero también lo son las consecuencias políticas del método usado para imponer su voluntad: una consulta armada por él, cuyo veredicto se dijo obligado a acatar, por decisión de él mismo, porque, según él mismo, esa consulta expresa la voluntad del pueblo.

El procedimiento es discrecionalidad circular: toma una decisión, para justificarla construye la consulta, dice que es la voz del pueblo y toma la decisión a nombre de éste. Construye un pueblo para justificar sus decisiones. A eso le llama democracia participativa, cambio de régimen, cuarta transformación.

El procedimiento sería trivial si no se tratara de un Presidente electo por mayoría absoluta en el Congreso, que quiere modelar el Poder Judicial, que amenaza los órganos autónomos, que avanza sobre el poder de los estados mediante comisionados federales únicos, que ha pactado el apoyo de los medios masivos, que llama prensa fifí a la prensa crítica y ha instalado un forcejeo de fondo, a fondo perdido, con lo que siente que es su único contrapeso: el poder económico.

En suma, un presidente sin contrapesos, cuyo fuerte no es autocontenerse, que avanza con rapidez sobre lo que se le opone, advirtiendo que hace todo eso porque no es “un florero”.

No, desde luego no es un florero.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios