14 de Diciembre de 2018

Opinión QRoo

Pinceladas de nostalgia

Salí del consultorio más temprano de lo común y, de camino a casa, vine analizando

Compartir en Facebook Pinceladas de nostalgiaCompartir en Twiiter Pinceladas de nostalgia

Salí del consultorio más temprano de lo común y, de camino a casa, vine analizando los notorios contrastes que de forma evidente podemos palpar con respecto a la transición que ha sufrido la temporada navideña entre el ayer y el hoy.

Me remonté a mi niñez y adolescencia, pasando ante mí cualquier cantidad de imágenes que atropellaron mi aún lúcida mente. Fíjense que a estas alturas mi caja pintada de café, con una vela en el centro, la imagen de la Virgen María, San José y el Niño Jesús, encabezaba al numeroso grupo de chamacos cada noche. Efectivamente, no podía faltar que, después de hacer la tarea con lápiz y colores -seguramente algunos se preguntarán qué son esos artefactos primitivos, comparados con la última edición de la “compu” o el “cel”-, salíamos en grupo para ir cantando “La Rama”: ¡Me paro en la puerta, me quito el sombrero porque en esta casa vive un caballero…/ naranjas y limas/ aquí esta la Virgen…”.

A velocidad lenta continué mi transitar y, conforme avanzaba en la camioneta, me atreví a contar el número de casas que mostraban en su exterior algún motivo navideño. ¿Ya saben cuál fue el resultado verdad? Los dedos de las manos me sobraron al llegar a mi destino. Ipso facto me cuestioné: ¿qué pasó con las luces, el muñeco de plástico que sugería ser de nieve, los renos y la cara de Santa Claus que coronaba la entrada o puertas de las casas en aquellos años 80 y 90? Sí, amable lector, tan solo recuerdo imborrable del México y Yucatán de cuyos ayeres escasos vestigios encontramos.

Por otro lado, a estas alturas, los otrora mozalbetes ya habíamos escrito nuestra “cartita” al ayudante del Niño Dios, y cada noche, en cuenta regresiva, soñábamos con el momento de ver los regalos. De igual manera, nosotros los padres no olvidamos la alegría compartida, cuando aún trasnochados y sin haber pegado los ojos, nuestros pequeños jaloneaban la pijama y a rastras nos conducían al pie del árbol. Añoro cómo las abrazaba y reían, más allá del desvelo; Jesús había nacido y el milagro se había consumado a través de esa unión imbatible y perpetua que conocemos como institución familiar.

Se me nubló la vista por momentos, al recordar a mis seres queridos que han partido, como mi padre, hermano, tíos y abuelos. Lo anterior me reforzó lo tan importante de disfrutar a quienes aún están vivos, empezando con mi madre. Finalmente mi nostálgico recorrido tocó a su fin al llegar a mi destino.

¡Qué tiempos aquellos, cuando el espíritu de la Natividad fue el ente que movió corazones! Solo te pido que este año, más allá de turbulencias y los cambios que nos agobian, por favor, enciendas y compartas esa energía e ilusión que solo el Creador puede motivar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios