21 de Septiembre de 2018

Opinión QRoo

Ahorrar no es castigar

Las ideologías populistas usan el enfrentamiento de clases como herramienta de gobierno...

Compartir en Facebook Ahorrar no es castigarCompartir en Twiiter Ahorrar no es castigar

Las ideologías populistas usan el enfrentamiento de clases como herramienta de gobierno; desde la teoría de la lucha de clases de Karl Marx se menciona como el combustible de los movimientos sociales a la desigualdad de clases.

Al poner en práctica los gobiernos de esta índole se suele usar el peligroso discurso de “eres pobre porque otro gana todo lo que a ti te toca”, no se impulsa el desarrollo integral de la sociedad ni la generación de riqueza estable.

Se pretende eliminar la pobreza mediante la repartición a cero nivel de la riqueza existente en lugar de subir la gráfica de ingresos sociales de formas pareja lo que ha sido la clave para el crecimiento económico a lo largo de la historia.

Sin embargo la noción conciliadora de la generación de riqueza en aumento se topa con oídos sordos ante fenómenos sociales como el que desafortunadamente estamos viviendo donde la pésima política económica, educativa y de desarrollo social de México ha motivado una desigualdad en el ingreso sin comparación.

Es ahí donde la visión honesta e inteligente del gobierno en poder debe salir a flote, sin embargo hasta ahora no he visto ningún impulso del recién electo movimiento para realmente aumentar la riqueza de la nación.

Sólo una retahíla de “castigos” a salarios burocráticos o medidas sin ninguna justificación real como la de vender el avión presidencial. En este tema es impactante que el nuevo gobierno no mencione que el avión anterior gastaba 25% más de combustible, las piezas cada vez escaseaban más y por ende son caras y cada vez más necesitadas dada la edad del aparato.

Se sigue sin mencionar que el avión adquirido (aún con la adaptación para transporte de estado) resultó ser más de 35 millones de dólares más barato que el modelo para aerolíneas gracias al excelente negocio llevado a cabo por personas altamente capacitadas que en efecto ahorraron en tan necesitado rubro mediante una decisión ejecutiva que traerá beneficios por más de 30 años.

Ni se eliminará la pobreza en México con la venta del avión presidencial ni tampoco sucederá con reducir de manera abrupta el salario de burócratas de alto nivel.

La fuga de cerebros del sector público será abismal, sólo en el sector salud se logran mantener a médicos de gran nivel mediante altos salarios, en caso contrario huirán en desbandada al sector privado buscando los mismos ingresos. Lo mismo sucederá con burócratas de planeación estratégica y finanzas, un graduado de Stanford que se encargue de estrategias bursátiles de hacienda no lo hará por 50 mil pesos al mes, no se engañen.

Y siguen los portentos como pretender que la política de desarrollo social sea llevada a cabo por una muchacha de 30 años sin experiencia en el sector público y con liderazgo en plantones denota la inmadurez con que se empiezan a desmarcar las políticas de este nuevo gobierno. Puede ser que el voto de castigo de nuestra tan harta gente se convierta en un enorme alacrán en la espalda y el nuevo gobierno resulte ser más terrible que un niño con una ametralladora. Ojalá no.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios