18 de Agosto de 2018

Opinión QRoo

Todos en la ola

Andrés Manuel López Obrador ha dicho claramente que busca hacer historia...

Compartir en Facebook Todos en la olaCompartir en Twiiter Todos en la ola

Andrés Manuel López Obrador, que con el mismo nombre de la coalición que lo postula a la presidencia de México ha dicho claramente que busca hacer historia: encabezar una especie de refundación de México, la cuarta desde la Independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana. No está planteando objetivos concretos ni mucho menos modestos, sino transformar a la república.

A siete días –tres de los cuales serán de cierre de campañas, otros tres de reflexión silenciosa y uno, el domingo, de votación propiamente dicha– podemos registrar varias discretas retractaciones del candidato de Juntos Haremos historia, como por ejemplo que la cancelación del Nuevo Aeropuerto de México no será definitiva –es decir: no sucederá–, y el tiempo evidentemente ya no alcanza para que sus seguidores le pidan cuentas. Transcurrirán los comicios, después de los festejos la gente empezará a decepcionarse y a verse entonces el verdadero gobierno de Morena y sus adláteres: el tamaño de la decepción será proporcional a la distancia entre las hipérboles de campaña y las posibilidades reales de cumplir, como sucede con todas las campañas político-electorales, de derecha, centro e izquierda.

En la presentación el jueves pasado en Cancún del magnífico estudio El México que queremos. Agenda política de inspiración ciudadana, que habla de ilusiones rotas, ciudadanización y minorías marginadas de esa propia agenda –muy bien conectadas con la agenda local, por lo que llevamos leído– pero de validez nacional, el historiador y analista político José Antonio Crespo Mendoza hizo énfasis en eso que ya venía analizando desde su último libro, 2018: ¿AMLO presidente?, donde hace una reflexión, análisis y evaluación de la peculiar visión del político sobre la problemática nacional, su diagnóstico en diversos temas y las soluciones que propone en sus escritos, conferencias, mítines y declaraciones a los medios: nos dijo que prácticamente nada va a ser posible de cumplir.

En el Quintana Roo de hoy día lo entendemos muy bien: para derrocar al régimen priista el actual gobernador Carlos Joaquín González tuvo que comprometerse a hacer justicia contra los corruptos del régimen y regímenes precedentes, lo que al calor del mitin la población entendió como algo más inmediato de lo que en realidad podía ser, a restituir la riqueza estatal a la voz de ya y a mejorar la economía del estado más rápido de lo que la realidad de hecho ha permitido.

A la poderosa ola de López Obrador, que algunos todavía creen que se desinflará en las próximas horas, al manifestarse los indecisos, los del voto embozado y los del sufragio útil, que hasta hoy nadie ha definido cuál sería, se podrán montar todos los candidatos del Morena, el PES y uno que otro despistado del PT, pero solo vemos bien parada sobre su tabla a María Elena Hermelinda “Mara” Lezama en Cancún. Cualquier otro está haciendo malabares y todos se tiran del calzón para derribar a los adversarios.

Que la decepción no les preocupe. Esa viene después.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios