20 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Inédito aval federal para hoteles de Cancún

Riu Palace Las Américas y Riu Cancún recibieron permisos para realizar trabajos que mitiguen la erosión de las playas.

La obra iniciará en breve en la zona de playa, a la altura del kilómetro 9 del bulevar Kukulcán. (Francisco Galvez/SIPSE)
La obra iniciará en breve en la zona de playa, a la altura del kilómetro 9 del bulevar Kukulcán. (Francisco Galvez/SIPSE)
Compartir en Facebook Inédito aval federal para hoteles de CancúnCompartir en Twiiter Inédito aval federal para hoteles de Cancún

Esmeralda Espinoza/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Por primera vez en Cancún, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó un permiso para que dos hoteles: Riu Palace Las Américas y Riu Cancún, encabezados por Marenter S.A de C.V., lleven a cabo sus propios trabajos de preservación de la costa y mitigar la erosión de las playas.

El resolutivo, con número de oficio 04/SGA/0160/14, publicado en el portal de la dependencia federal, detalla que el pasado 29 de octubre del 2013 ingresó la documentación requerida para la evaluación de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), y después de una serie de verificaciones, el proyecto fue aprobado para ambos hoteles con una autorización de operación hasta por 30 años.

El proyecto iniciará en breve en la zona de playa y área marina a la altura del kilómetro 9 del bulevar Kukulcán, manzana 50, lote 4 y 5. 

Consiste en la habilitación de seis andadores de madera, tipo muelle, perpendiculares a la línea de playa con una sección ciega de superficies de 70.55, 83.57, 83.86, 83.86, 84, y 142.96 metros cuadrados respectivamente, con el fin de retener la arena y estabilizar la playa, además de relocalización de arena de la zona marina cercana (un volumen de 18 mil 750 metros cúbicos) y colocarla sobre la playa para acelerar su proceso de recuperación, ya que actualmente el perfil costero presenta erosión a causa de los procesos naturales. 

Estos andadores se construirán con madera de la región y debajo de ellos colocarán unos tubos de geotextil rellenos con arena soportados o encajonados dentro de una tablestaca (estructura de contención flexible) de madera, la cual se apoyará en la parte interior de los pilotes. Este diseño agrega a la estructura una masa importante para soportar esfuerzos durante la operación, sobre todo en marejadas fuertes. 

La segunda sección tipo muelle del andador de madera se desplantará en la parte marina; esta sección no tendrá el tubo geotextil de la primera sección, lo que permitirá el flujo de agua y sedimento debajo de ella. 

Para indicar la presencia de esta estructura se colocarán en sus extremos luces de señalización. Estos trabajos no generarán ruido ni emisiones de partículas a la atmósfera. 

El documento puntualiza que colocarán por precaución mallas anti-dispersión de geotextil con boyas y flotadores para mitigar la dispersión de los sedimentos finos en suspensión, en caso de que éste se llegue a presentar. 

El mejoramiento de las playas a través de las obras descritas traerá impactos benéficos al revertir la erosión, favoreciendo al paisaje de la zona y mejorando las condiciones para la recreación, señala el documento. 

Entre las medidas de mitigación propuestas se encuentra la colocación de mallas antidispersión de finos y el monitoreo de la línea de costa. 
Roberto Cintrón Díaz del Castillo, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún (AHC), aplaudió el esfuerzo de la cadena de hoteles para implementar este tipo de mecanismos de conservación que son similares a los que hay en Miami, Florida, polo turístico importante en Estados Unidos. 

Asimismo, resaltó que sería viable que otros hoteles pudieran implementar proyectos de este tipo que garanticen la preservación de los arenales, que son parte del atractivo turístico de la región. 

Tras el paso del huracán Wilma en el 2005, las playas de Cancún se erosionaron. El gobierno federal respondió con un apoyo de más de 250 millones de pesos para dragar arena y recuperar la actividad turística; sin embargo, con el paso de los años no se llevó a cabo ningún programa de mantenimiento y los arenales se erosionaron nuevamente.

Fue hasta octubre de 2009, después de conformar el Comité del Fideicomiso para la Restauración, Recuperación, Sostenimiento y Mantenimiento de la Zona Federal Marítimo Terrestre del Estado de Quintana Roo entre autoridades federales, estatales, municipales y hoteleros, cuando se invirtieron casi mil millones de pesos para un vertido de más de seis millones de metros cúbicos de arena en 10.5 kilómetros de las playas de Cancún y 4.5 en Playa del Carmen.

En mayo del 2008, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) amonestó al empresario y hotelero Fernando García Zalvidea (q.e.p.d.), por realizar obras de recuperación de playa en el hotel Gran Caribe Real, que se ubica en el kilómetro 11.5 de la zona hotelera, al rellenar la zona con sascab, mismo que tuvo que retirar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios