13 de Diciembre de 2018

riviera-maya

La Guadalupana, cerca de la selva y lejos del bienestar

Es una colonia enclavada en la zona norponiente de Playa del Carmen.

Se les permite construir viviendas en extremo pequeñas y algunas de ellas, se dividen en dos para ser rentadas a familias completas. (Adrián Monroy/SIPSE)
Se les permite construir viviendas en extremo pequeñas y algunas de ellas, se dividen en dos para ser rentadas a familias completas. (Adrián Monroy/SIPSE)
Compartir en Facebook La Guadalupana, cerca de la selva y  lejos del bienestarCompartir en Twiiter La Guadalupana, cerca de la selva y  lejos del bienestar

Carlos Calzado/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Wendy Maas Caamal, es madre de familia, dedica su tiempo a cuidar a sus hijos; su esposo trabaja en la construcción que no da mucha estabilidad económica: “acá está dura la vida, digo yo, con trabajos luchas para salir adelante y digo que está muy caro así”, afirmó al preguntarle por el costo del pasaje. Los vecinos de La Guadalupana pagan siete pesos por el servicio público de transporte colectivo, pero si se trata de usar un taxi el conductor cobra 70 pesos durante el día y hasta 100 pesos por la noche.

La Guadalupana es una colonia enclavada en la zona norponiente de Playa del Carmen, a 6.5 kilómetros en línea recta del centro del destino turístico; no obstante es una de las que tienen más complicado el acceso, debido a que para llegar ahí el transporte requiere circular varios kilómetros sobre la carretera federal.

La vida en La Guadalupana 

La familia de la señora Maas Caamal cuenta con una entrada fija de mil 500 pesos quincenales, de ellos invierten 600 en despensa y 100 pesos de taxi el día del “súper”; “no podemos traernos las cosas en el transporte colectivo, no son muchas pero como las combis van llenas, se aplasta la comida, es mejor en taxi”.

Y es que uno de los problemas adicionales a vivir en La Guadalupana es la distancia a la que están las principales tiendas; ellos tienen que ir a hacer su compra a Plaza las Américas en la avenida 115; a veces van a Sorianita que está en la 30 entre 38 y 40 o Chedraui en carretera federal y 3 sur.

Las compras, si no se hacen en esas tiendas, se harían en los oxxos donde los precios son más elevados y la variedad es nula. “Hay días que hay cosas baratas y voy a aprovechar al súper porque en las tiendas todo cuesta, la vida ya está cara acá” comenta Wendy y detalla que paga de luz 280 pesos bimestrales y de agua 160 pesos mensuales.

Esto es, cada quincena tiene que sumar 70 pesos de luz, 80 de agua, 600 de súper y 100 del taxista lo que da como resultado un gasto quincenal de 850 pesos; además hay que pagar renta, gastos de la escuela y otros. En realidad, Wendy hace milagros con 1mil 500 pesos quincenales.

Para Wendy y su familia, cien pesos que le cobra un taxi, es el equivalente a un día de comida; de hecho, los cien pesos que cobra un taxi equivalen a un día de trabajo de su marido. 

En la Guadalupana, como en la mayor parte del territorio estatal, a los fraccionadores se les permite construir viviendas en extremo pequeñas y algunas de ellas, se dividen en dos para ser rentadas a familias completas, las gráficas describen el hacinamiento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios