21 de Noviembre de 2018

Chetumal

¡Pásele, pásele! Convireten Cereso de Chetumal en mercado popular

En el interior del reclusorio operan negocios de alimentos de manera ilegal, al no estar permitido de acuerdo con las normativas del sistema carcelario nacional.

La pancarta del negocio de comida “pirruris” que opera de manera ilegal al interior del Cereso. (Juan Palma/SIPSE)
La pancarta del negocio de comida “pirruris” que opera de manera ilegal al interior del Cereso. (Juan Palma/SIPSE)
Compartir en Facebook ¡Pásele, pásele! Convireten Cereso de Chetumal en mercado popularCompartir en Twiiter ¡Pásele, pásele! Convireten Cereso de Chetumal en mercado popular

 

Juan Palma/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal se ha convertido en un verdadero mercado, en gran parte por la colaboración del director de penal, el capitán segundo de infantería retirado, Jorge Alejandro Alvarado Tamayo. 
 
Tras la reciente inspección realizada al inmueble, la asesora de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública (SESP) Isabel Arvide Limón, reveló que se detectó en el interior negocios de alimentos comerciando sus productos de manera ilegal, al no estar permitido de acuerdo con las normativas del sistema carcelario nacional. 
 
Se confirmó que en el patio del penal opera un establecimiento de venta de alimentos denominado restaurante “pirruris”. El negocio, que cuenta con una pancarta colocada en una de las paredes, oferta: pollos asados, consomé, acompañados de guarniciones de arroz, frijol, espagueti, salsas, tortillas, tostadas; incluso opera los sábados y domingos.
 
“Entran a vender periódicos, a vender pan, esta gente se mueve con una facilidad dentro de la cárcel, y yo no puedo pensar que esto tenga ninguna justificación", abundó Isabel Arvide Limón.
 
Los recientes hallazgos, que incluyeron 28 gallos de pelea y un cocodrilo “mascota”, exhiben la impunidad con que se realizan estas actividades ilícitas en el centro penitenciario. Además se detectó que en el patio del Cereso moran varios perros que son ingresados por los propios internos. El alcaide del reclusorio continúa en silencio, y se reserva a dar su versión sobre las irregularidades evidenciadas.
 
 

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios