24 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Relojero, oficio que todos los días nos da de comer

Los especialistas realizan cambios de baterías, pernos, extensibles, adaptaciones y reposiciones de máquinas.

Nicanor Chan cuenta con 22 años de experiencia. (Jesús Tijerina/SIPSE)
Nicanor Chan cuenta con 22 años de experiencia. (Jesús Tijerina/SIPSE)
Compartir en Facebook Relojero, oficio que todos los días nos da de comerCompartir en Twiiter Relojero, oficio que todos los días nos da de comer

Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Uno de los oficios discretos, pero necesario para la sociedad es el relojero, encargado de dar mantenimiento, reparar, ensamblar y crear todo lo relacionado a la industria del reloj, al igual que otros oficios ha tenido que evolucionar con los avances tecnológicos, y no dejar de actualizarse.

“Es un oficio que no tiene un riesgo como otros, muy noble, y que todos los días nos da de comer, siempre hay una batería que cambiar, un extensible que reparar, o una pieza que vender”, comentó Pedro Valdez, empresario de la industria del reloj.

También te puede interesar: El oficio del aluminiero deja buenos dividendos

Los especialistas en este rubro hacen desde cambios de baterías, pernos, extensibles, adaptaciones, y reposiciones de máquinas que son dañadas principalmente por golpes y exposiciones al agua, el resto del mantenimiento que se le da a estos objetos, es por cambios de piezas.

En Cancún hay al menos 25 relojeros distribuidos en diferentes puntos de la ciudad, según la Dirección de Fiscalización del Ayuntamiento de Benito Juárez, la mayoría de estos instalados en plazas comerciales, o lugares concurridos frecuentemente.

“Hay algo muy cierto en el oficio, el agua y los golpes son enemigos de los relojes, pero amigos de relojeros, imagínate si no fuese así, de donde comeríamos”, comentó Pedro Valdez, empresario relojero desde hace ocho años en el local ubicado en Plaza Galerías, en la “Isla del Reloj”.

Dentro de los servicios más comunes y sencillos, destacan el cambio de baterías y pernos, estas operaciones las realizan en menos de cinco minutos trabajando en dos relojes, como sucedió con uno de los clientes que llegó al local antes citado, y el cobro es de aproximadamente $50 pesos.

Con base en la experiencia de los técnicos, de cada 10 reparaciones que realizan, ocho son por golpes, y las dos restantes difieren entre desgaste, daños por agua, mantenimiento, cambios de extensiones, por mencionar algunos.

En la actualidad el oficio puede aprenderse de diferentes maneras, ya sea un curso en línea, videos en aplicaciones por internet, empíricamente, y algunos talleres de centros de capacitación para el trabajo; el ejercicio de esta actividad no implica una exposición a accidentes de alto grado, debido a que las herramientas usadas no son peligrosas.

Además del mantenimiento y reparación, algunos relojeros también son vendedores y distribuidores de diferentes marcas comerciales como Q&Q, Casio, Citizen, por mencionar algunos.

Nicanor, con 22 años de experiencia como relojero

Inició como curiosidad hace 22 años, hoy es la fuente de ingreso y pasión de Nicanor Chan, relojero que trabaja en “La Isla del Reloj” como técnico especializado en reparación, mantenimiento y ensamble de piezas en el interior de Plaza Galerías de Cancún, centro comercial con al menos de 25 años de antigüedad.

“Recuerdo que me nació el gusto, a diferencia de otras personas que tuvieron un guía, yo fui buscándole, al principio es a prueba y error, posteriormente vas agarrando experiencia hasta que tienes la habilidad de abrir, desarmar y armar cada una de las piezas”, comentó Nicanor Chan.

En la experiencia de Nicanor, ningún reloj ha sido difícil de reparar, lo que los hace diferentes uno de otro, es la marca y dependiendo de esta, es el cuidado que deben de tener para el cambio de piezas, mantenimiento y reparación, explicó.

Hasta hace algunos años, los relojeros hacían cambios de piezas, sin embargo, con el paso del tiempo esta práctica ha evolucionado por dos situaciones, primero, que las piezas ya no están en el mercado, y segundo que es más fácil adquirir y cambiar la maquinaria completa.

El cambio de todo el sistema, muchas veces obedece a que el interior ya está oxidado, por la exposición al sol o agua, sin que estos sean sumergibles; los relojes que son “contra agua”, no todos soportan tanta presión dentro del agua, para eso existen relojes especializados para buzos que aguantan hasta 200 metros de profundidad.

“Si tuviera la oportunidad de regresar el tiempo y poder elegir algún oficio o profesión, elegiría ser relojero, observo a la gente de afuera, personas que llegan cargando cajas, con dolores de espalda, sudando, y digo, esto me gusta más y me da también de comer”, expreso el relojero.

Por el uso de herramientas sencillas de manejar, Nicanor comentó que no ha tenido lesiones o heridas de gravedad.

Además de relojes, hay clientes que han llevado a reparar juguetes que requieren de batería o cuentan con sistema electrónico pequeño, y también trabaja con ellos.

Tipos de relojes que hay en la actualidad

Electrónicos (usan batería)
-Digitales
-Análogos

Automáticos (Sin batería)
-Funcionan con el movimiento de la mano

Casio F91 Vintage uno de los relojes más populares fabricado en 1991

Extensibles
Acero inoxidable
Plata
Oro
Caucho

Herramientas necesarias
-Pinzas
-Desarmadores
-Navaja
-Tester (probador de pila)
-Tapa a presión

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios