18 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

"La ceguera y el hambre me alcanzaron"

Antonio Borge León, de 91 años de edad, necesita reunir $35 mil para poder se operado de la vista; pide la aportación de la ciudadanía.

Comentó que por su condición de “débil visual” le han cerrado las puertas en los lugares dónde puede ser útil. (Redacción/SIPSE)
Comentó que por su condición de “débil visual” le han cerrado las puertas en los lugares dónde puede ser útil. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook "La ceguera y el hambre me alcanzaron"Compartir en Twiiter "La ceguera y el hambre me alcanzaron"

Abigail Becerra/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Con apenas unos harapos que lleva como ropa, botas de casquillo desgastadas y una lona pesada con un letrero grande que dice “La ceguera y el hambre me alcanzaron”, Antonio Borge León de 91 años de edad, se echó a andar esta mañana entre la multitud y el ajetreo de esta ciudad para pedir la ayuda de la población y así poder reunir de pesito en pesito la cantidad de 35 mil pesos para ser operado del único ojo bueno que le queda.

Este hombre, fundador de la colonia Avante y de los mercados sobre ruedas en Cancún, hace 40 años, comenzó este miércoles su travesía por las avenidas más transitadas de Benito Juárez para pedir la aportación económica de la sociedad para trabajar, ya que por su condición de “débil visual” le han cerrado las puertas en los lugares dónde puede ser útil con todos los conocimientos que la vida, y no la escuela, le ha regalado.

Relató que desde los seis años de edad, él y sus hermanas comenzaron hacerse cargo de su hogar al confeccionar guayaberas y bordarlas, vender los frutos y las plantas extraídos del monte, además de ser un conocedor de la agricultura, la cual le redituó varios años de su vida, sin contar los cargos públicos que ocupó en varias dependencias del gobierno.

Para Antonio la necesidad de pedir dinero en la calle es sólo pasajera, ya que no pretende timar, ni lucrar con su padecimiento, por lo que pidió a la población la colaboración de algunas monedas sin afectar su economía, para poder someterse a la operación en un consultorio privado en Mérida, Yucatán, que tan sólo saldará el equipamiento y la utilización de un espacio físico para la operación, ya que el especialista aportará la cirugía totalmente gratis.

Aseguró que cuando recupere la visión se dedicará por completo a lo que más le apasiona hacer, asesorar con su experiencia a la sociedad, puesto que conoce las bondades de la producción rural para huertos familiares ecológicos rurales, es decir, parcelas caseras que podrían alejar de la pobreza alimentaria a miles de personas en Benito Juárez.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios