Apuestan por producción de coco en Othón P. Blanco

Aseguran que todo lo que ofrece la planta puede ser utilizado, desde las raíces, tallo, palmas, flores y frutos.
|
En Othón P. Blanco hay poco más de 400 hectáreas de plantas de coco sembradas y distribuidas en seis ejidos. (Harold Alcocer/SIPSE)
En Othón P. Blanco hay poco más de 400 hectáreas de plantas de coco sembradas y distribuidas en seis ejidos. (Harold Alcocer/SIPSE)

Claudia Martín/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Productores de coco de seis ejidos del municipio de Othón P. Blanco le apuestan a la siembra, producción, comercialización de esta planta, según informó Graciela Espinoza Jiménez, presidenta de la Unión de Productores de Coco y derivados de Quintana Roo, todo lo de la planta puede ser utilizado, desde las raíces, tallo, palmas, flores y frutos.

Mencionó que en el municipio capitalino hay poco más de 400 hectáreas de plantas de coco sembradas y distribuidas en seis ejidos, mismas que tienden 346 productores que le apuestan a la nueva especie de coco hibrido, que es más resistente a enfermedades como el amarillamiento letal.

“Las raíces pueden ser utilizadas para artesanías, el tallo puede ser usado como madera, leña, carbón, sus hojas, pueden ser usadas para artesanías o para cubrir el techo de las casas, al igual que las flores, los frutos tanto la pulpa como el agua, pueden ser usados para alimentos, e incluso cosméticos”, dijo. 

Precisó que una hectárea de coco contiene 143 plantas, que pueden producir 100 racimos semanales, con 20 cocos por racimo, cifra que esperan suplicar en un lapso de dos años.

“Tenemos varias hectáreas en producción este año, pero en dos años vamos a tener 300 hectáreas de producción en dos o tres ejidos, es decir, estaremos duplicando la producción de coco que se genera en el municipio, y necesitamos dar a conocer todas las bondades de esta planta, de sus frutos para que la gente lo compra y consuma”. explicó. 

Comentó que dentro de los proyectos para 2014 está culminar una huerta madre que permitirá que se produzca las semillas del coco hibrido.

“En la comunidad de Luis Echeverría Alvares, tenemos sembrado seis hectáreas, pero la idea es contar con una huerta de 10 hectáreas que reciben tratamiento especial para poder concretar más semillas y por ende más producción”, indicó. 

Finalmente dijo que los apoyos para la siembra y posicionamiento son mínimos, pero hay gran interés de los productores por fortalecer  la producción de coco y esperan apoyo para la comercialización.