Prohibición de eventos por Covid ahonda crisis de los salones de fiestas en Chetumal

Locales, maquillistas, fotógrafos, meseros y servicios de banquetes llevan casi 8 meses sin trabajo.

|
(Daniel Tejada)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

La prohibición de las reuniones masivas por la pandemia de Covid ha puesto en crisis a los más de 120 salones de fiesta de Chetumal, así como a más de mil 500 empleos que dependían de manera directa de este tipo de eventos.

Maquillistas, fotógrafos, proveedores de luz y sonido, negocios dedicados a la elaboración de banquetes, meseros y sastres, sufren tras pasar casi ocho meses de inactividad.

Don Miguel García, dueño de uno de estos salones en la ciudad, asegura que mensualmente ganaba hasta 20 mil pesos por la renta de su lugar. Cuando inició la contingencia sanitaria pensó que podría sobrevivir al menos seis meses con sus ahorros.

El dinero se le terminó en tres meses. Consciente de que tardarán aún más en regresar los días en que se celebraban las fiestas de quince años y bodas en su local, decidió cambiar de giro temporalmente y puso un autolavado en lo que era su salón de fiestas.

Sólo de esta manera logró mantener el empleo de sus siete ayudantes, quienes hoy se encargan de las faenas de limpiar automóviles.

“Tenemos muchos casos así, donde han tenido que adaptarse o cambiar de negocio para sobrevivir durante el tiempo en que seguirán prohibidas las reuniones masivas”, dice Juan Jaime Minguer Cerón, presidente de la Cámara Nacional del Comercio Chetumal-Tulum.

Sin embargo, añade que el cambio no es tan fácil para cientos de familias cuyas actividades están relacionadas con este tipo de eventos como maquilladores y los “Dj”.

El 2020 es un año prácticamente perdido para los salones de fiestas y espectáculos

Señala que en una temporada normal se realizaban más de 40 fiestas o espectáculos en la ciudad cada fin de semana, pero la cifra se triplicaba durante diciembre y los periodos vacacional y de graduaciones.

El 2020 prácticamente fue un año perdido para este sector de la economía, refiere, y aunque es difícil estimar a cuánto ascienden las pérdidas, pues hasta el momento no existe un sindicato que agrupe a estos negocios o empleos en específico, calcula que son millones de pesos los que se dejaron de percibir.

Cargando siguiente noticia