20 de Junio de 2018

Opinión QRoo

¡Qué emoción! Nació el cuarto distrito

Quintana Roo tendrá en los comicios federales de 2018 cuatro distritos electorales en juego, el doble de los que tuvo hasta 200...

Compartir en Facebook ¡Qué emoción! Nació el cuarto distritoCompartir en Twiiter ¡Qué emoción! Nació el cuarto distrito

Quintana Roo tendrá en los comicios federales de 2018 cuatro distritos electorales en juego, el doble de los que tuvo hasta 2003. Ayer el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) dio el paso previsto para obsequiar a Cancún una segunda ficha, por su peso poblacional descomunal que obliga a recordar a Raúl Velasco con su “aún hay más”.

El I distrito es de Playa del Carmen, el segundo de Chetumal –hablando de las cabeceras – y los distritos tres y cuatro de Cancún. La noticia es buena para nuestro estado porque se suma una curul en la cumbre, pero nuestros políticos tienen que estar a la altura para que el avance no sólo sea cuantitativo, sino cualitativo.

Que me perdone nuestra clase política –aunque su perdón me tiene sin cuidado–, pero las diputaciones federales han sido ocupadas con mayor frecuencia por figuritas de plastilina que sin esfuerzo pueden ser diputados locales, chamba que puede desempeñar el primer vagabundo con el que usted tropiece por la calle. Pero los partidos políticos están obligados a designar –todos sus procesos son dedazos– a los elementos más capacitados para que no sean espectadores pasivos en la máxima tribuna legislativa.

Víctor Alcérreca Sánchez ha sido nuestro mejor diputado federal, curul que ocupó de 2003 a 2006. Como candidato fue incluso antipático, pero ya montado en el caballo fue un legislador magistral que se concentró en sus tareas, en parte motivado por la posibilidad de ser candidato del PRI a la gubernatura en 2005, candidatura que quedó en manos del otro diputado federal: Félix González Canto.

Vale suponer que cuatro diputados federales serán una alineación respetable, pero nuestro estado ha contado también con plurinominales que llegan y se van sin hacer una milimétrica aportación, aletargados en el chapoteadero de la mediocridad como tantos diputados de mayoría.

Estos diputados federales han traicionado a Quintana Roo cuando tienen la menor oportunidad, como ocurrió cuando avalaron el aumento del IVA del 11 al 16 por ciento en zonas fronterizas, en octubre de 2013.

Porque en el mundo real estos diputados no representan porcentajes de población, ya que obedecen a sus coordinadores que les ordenan cómo votar, defraudando a sus electores sin el menor remordimiento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios