Quintana Roo: Tiran a la basura 31 mil toneladas de comida al año

En tanto, diputados tienen en la congeladora una ley que podría evitar el desperdicio.
|
Por temor a ser sancionadas, las empresas prefieren tirar a la basura los alimentos que todavía cumplen con las condiciones de higiene para ser consumidos. (Daniel Tejada/SIPSE)
Por temor a ser sancionadas, las empresas prefieren tirar a la basura los alimentos que todavía cumplen con las condiciones de higiene para ser consumidos. (Daniel Tejada/SIPSE)

CHETUMAL, Q. Roo.- Más de 31 mil toneladas de alimentos terminan en la basura cada año en Quintana Roo, mientras los diputados locales mantienen “en la congeladora” una iniciativa que permitiría donarlos a bancos de alimentos, organizaciones civiles y familias en situaciones de extrema pobreza.

Según información de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente, durante 2019 los restaurantes, cadenas hoteleras, supermercados y negocios relacionados, desecharon más de 53 mil toneladas de alimentos, de las cuales 58% eran consumibles, pues no eran sobras ni cáscaras de fruta, sino productos que no han sido expuestos ni utilizados previamente, y cumplen con las condiciones óptimas de higiene.

“De haberse aprobado la iniciativa de Ley para el Aprovechamiento Integral de Alimentos y su Donación Altruista, se podría alimentar a más de 60 mil personas en situación vulnerable durante todo un año, casi  20% de los quintanarroenses que lo necesitan”, dijo la ex diputada Eugenia Solís Salazar, principal promotora de esta propuesta.

Hoteles y supermercados tiraron
a la basura más de 53 mil toneladas
de comida en buen estado

 

“Lamentablemente, la legislación permite únicamente al DIF recibir los alimentos en donativo, pero no tiene la capacidad ni la infraestructura para hacer una adecuada distribución. Algunos hoteles de Cancún tienen convenios con asociaciones civiles como Huellas de Pan y Cáritas, Banco de Alimentos, que tienen desayunadores comunitarios, pero no está regulado; por eso no todos los empresarios se arriesgan a entregar sus alimentos, por temor a ser sancionados”, puntualizó.

Con la comida que se desperdicia
se podría alimentar a
60 mil personas al año

 

Esta norma está desde hace un año “congelada” en las comisiones de Desarrollo Familiar y Grupos en Situación de Vulnerabilidad, y de Salud y Asistencia Social, presididas por la diputada Paula Pech Vázquez y Edgar Gasca Arceo.

La primera dijo que no tiene conocimiento de esa iniciativa. Su comisión sólo ha sesionado en dos ocasiones desde que fue instalada hace cuatro meses.

Mientras que Gasca Arceo afirmó que no han tocado el tema de iniciativas pendientes.