14 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Territorio perdido

La casi consumada pérdida de 4 mil 800 kilómetros cuadrados de nuestro territorio que están en manos de Campeche...

Compartir en Facebook Territorio perdidoCompartir en Twiiter Territorio perdido

La casi consumada pérdida de 4 mil 800 kilómetros cuadrados de nuestro territorio que están en manos de Campeche es un agravio histórico, por la falta de voluntad política de las autoridades implicadas y la paulatina transformación del Comité Cívico Pro-Defensa de los Límites de Quintana Roo en un organismo decorativo.

Tras más de dos décadas en litigio, el gobierno campechano prácticamente nos ganó la partida aprovechando la apatía mostrada por los quintanarroenses, que simplemente no dimos pelea a pesar de que los documentos históricos otorgan la razón a Quintana Roo.

El pleito por esa superficie data desde fines de 1996, cuando en un movimiento marrullero el gobernador campechano Jorge Salomón Azar creó el municipio de Calakmul para apropiarse de esa franja de 10 mil kilómetros cuadrados.

Desde el principio las autoridades federales se decantaron por dejar esa amplia franja en manos de Campeche, pero el gobernador quintanarroense de ese entonces, Mario Villanueva Madrid, desató una férrea defensa legal que impidió el madruguete campechano.

Con recursos jurídicos y un amplio respaldo popular, Mario Villanueva estuvo a punto de liquidar el litigio a nuestro favor, pero el tiempo se terminó y sus sucesores en el gobierno dejaron vivir al vecino rival, que a la postre se quedó con la victoria.

Sin presión por parte de las autoridades estatales, Campeche mantuvo el control de ese territorio y poco a poco fue ganando la aceptación tácita del gobierno federal, porque si bien la Suprema Corte de Justicia de la Nación mantiene en el limbo una resolución oficial del litigio, en los hechos el recorte al territorio quintanarroense está más que aceptado.

En los mapas oficiales generados por el Inegi y que sirven de referencia para todas las dependencias federales, nuestro territorio estatal aparece trasquilado.

Con el despojo consumado, ahora resulta que el casi inexistente Comité Cívico y el diputado Raymundo King de la Rosa, presidente de la Comisión de Límites del Congreso local, presumen que iniciarán una nueva batalla legal en el peor momento posible.

Cuando hubo posibilidades, Raymundo King como diputado federal, el Comité Cívico y el gobierno estatal no movieron un solo dedo para evitar la pérdida territorial.

Pero ahora, cuando recuperar esa importantísima franja territorial es casi imposible, se quieren colocar la casaca de héroes con la única finalidad de llevar agua a su molino.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios