Raúl “Ratón” Macías, ídolo eterno

El legendario pugilista es emblema de toda una época del boxeo mexicano; este 23 de marzo se conmemoró 11 años del deceso de la primera deidad del pugilismo nacional.
|
Agencias
Agencias

¿Quién no ha escuchado alguna vez la famosa frase “todo se lo debo a mi manager y a la Virgencita de Guadalupe”?

Fue el legendario Raúl “Ratón” Macías, el primer gran ídolo del boxeo mexicano, el autor del peculiar enunciado que deja ver la grandeza, sencillez y carisma del emblemático púgil, protagonista de una época inolvidable de nuestro país. 

Datos relevantes del peleador

  • 23 DE MARZO de 2009 perdió su “última batalla”.
  • 43 PELEAS tuvo en su carrera; 41 victorias (25 por KO) y sólo dos derrotas.
  • 74 AÑOS de edad tenía cuando murió, por complicaciones de cáncer de próstata. 
  • 28 DE JULIO de 1934, la fecha de su nacimiento, en el barrio de Tepito.
  • 24 AÑOS, edad a la que decidió colgar los guantes de manera repentina.
  • 15 DE ABRIL de 1953 fue su primer combate en el terreno profesional. 

Hace 11 años, Raúl Macías enlutó a México. Con él se fue todo un período del deporte de los puños, en que se convirtió en la primera deidad del boxeo nacional.

Su conexión con la gente no tuvo parangón. Surgió con madera para el estrellato. Nacido en el barrio bravo de Tepito, el 28 de julio de 1934, mantuvo su don de gente hasta el final; jamás lo mareó la fama, y fue un deportista ejemplar.

También te puede interesar: Chetumal: Podrían reprogramar el Mundial de Pentatlón Moderno en Cancún

Desde niño demostró sus dotes boxísticos en la primaria, y afloraban por causas justas, como él mismo narraría en el libro “Grandes Leyendas del Boxeo” de José Ramón Garmabella: “Fui un alumno muy tranquilo, nunca di problemas a los profesores, pero si en el recreo me daba cuenta que algún grandulón abusaba de un pequeño y le robaba la torta, yo intervenía y le daba al abusón sus buenos cates hasta que devolviera la torta”. Esa nobleza fue parte de su imán.

Sin ser profesional, ya era admirado por miles. En 1952 participó en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952 y, aunque pareció vencer al ruso Genaddij Garbussov, los jueces le dieron el triunfo al europeo; eso no impidió que mucha gente recibiera al “Ratón” como campeón en el aeropuerto capitalino.

Tuvo un ascenso meteórico en el profesionalismo. Inició en 1953 y en menos de un año ya era campeón nacional Gallo. Pero fue el 26 de septiembre de 1954 cuando se graduó como ídolo. Llenó la Plaza México, el coso taurino más grande del mundo; 65 mil almas lo vieron derrotar al estadounidense Nate Brooks por el campeonato de Norteamérica.

Ganó el título mundial, el 9 de marzo de 1955 por nocaut al tailandés Chamrern Sonkitrat, en San Francisco, California. Pero su carrera fue muy corta. Se retiró muy joven, a los 24 años de edad, por una promesa a su mamá enferma, quien padecía diabetes.

"La gente me saluda, es lo bonito; el recuerdo de la gente y eso siempre lo tendré presente mientras viva", dijo el "Ratón", en una de sus últimas entrevistas.