18 de Octubre de 2018

Quintana Roo

El limón pone en la lona a restauranteros

Se conforman con ver reducidas ganancias para mantener abiertas sus empresas y generar empleos.

Los dueños de los negocios de comida se ven en la necesidad de mantener la oferta a pesar del excesivo valor de los limones. (Edgardo Rodríguez/SIPSE)
Los dueños de los negocios de comida se ven en la necesidad de mantener la oferta a pesar del excesivo valor de los limones. (Edgardo Rodríguez/SIPSE)
Compartir en Facebook El limón <i>pone en la lona</i> a restauranteros Compartir en Twiiter El limón <i>pone en la lona</i> a restauranteros

Anselmo Anaya/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Con casi la totalidad de las mesas vacías, los restauranteros se en ven la encrucijada de absorber el aumento constante y desmesurado en el costo de los insumos que utilizan o incrementan los precios de las comidas y perderla ya de por sí exigua clientela que acude a sus negocios.

Ahuyentar a los pocos comensales no es una opción real, considera Arturo Miranda Romero, encargado del Restaurante Veracruz, por lo cual, los dueños de los negocios de comida se ven en la necesidad de mantener la oferta a pesar del excesivo valor de los limones, por ejemplo.

Más allá de las posibles causas, como la inseguridad o las plagas, que afectan el cultivo del cítrico, lo importante para ellos es mantener abiertas sus empresas y conservar las fuentes de empleo, por lo que se conforman con ver reducidas sus ganancias.

Estrenan tarifas 

Además del precio alzado del limón, el incremento en los precios de los hidrocarburos hace que los proveedores justifiquen nuevas tarifas de los insumos en perjuicio de los consumidores intermedios, en este caso, los restauranteros.

Ni siquiera la temporada de “springbreakers” ha significado un alivio para la situación, dice Miranda Romero, los jóvenes estadunidenses que arriban a Cancún no traen suficiente dinero para gastar en otra cosa que no sea su diversión.

La mayoría de ellos se queda en la zona hotelera y a los restaurantes del centro de  la ciudad no se acercan ni por equivocación, así que no les queda otra alternativa que aguantar hasta la Semana Santa al arribo de la temporada alta.

Conservan la esperanza de que las cosas cambien en el mediano plazo en la medida que la  inflación se manifieste con menor intensidad y los precios empiecen a bajar para que los comensales se animen a gastar  y salir a comer a los restaurantes porque de otra manera se verían en mayores aprietos.

El cargado del restaurante consideró que pronto deberán cumplirse las expectativas generadas por el actual gobierno federal que conlleven a una mejor situación económica para todos los mexicanos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios