11 de Diciembre de 2017

Chetumal

Reviven chetumaleños la pasión de Cristo

Tres mil habitantes de la capital participaron en los Vía Crucis.

La representación de la pasión y muerte de Jesús en la iglesia de La Divina Providencia, una de las más concurridas, corrió a cargo de José Luis Pérez Vázquez.
La representación de la pasión y muerte de Jesús en la iglesia de La Divina Providencia, una de las más concurridas, corrió a cargo de José Luis Pérez Vázquez.
Compartir en Facebook Reviven chetumaleños la pasión de CristoCompartir en Twiiter Reviven chetumaleños la pasión de Cristo

Alejandra Carrión / SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Cerca de tres mil fieles católicos, entre hombres, mujeres, niños y adultos mayores, participaron en los Vía Crucis vivientes que se realizaron ayer en la capital del estado, rememorando el camino de Cristo hacia su crucifixión.

Uno de los más concurridos fue el de la Iglesia Divina Providencia, donde después de dos décadas de escenificar la Pasión de Cristo cambió su recorrido, ampliándolo a 3.5 kilómetros. Minutos antes de las 9 de la mañana, los más de 50 actores que participaron en la representación, llegaron con sus vestimentas, pelucas y escudos realizados con cartón, pintura, plumas y otros materiales.

A las 10 de la mañana, los actores se reunieron para recibir la bendición del párroco, Felipe Cabral Fernández. Minutos después, empezó la primera estación: “Jesús es condenado a Muerte”. Los diálogos iniciaron con el grito de los fariseos y del pueblo que pedía la crucifixión de Jesús, que en este año fue representado por José Luis Pérez Vázquez.

Posteriormente, inició su camino hacia la cruz, con un espacio de 10 minutos aproximadamente, llegó a la segunda estación, justo en el cruce de las avenidas Corozal con Dos Aguadas. Por primera vez, no hubo caballería; los fariseos fueron caminando con sus escudos para evitar que el “pueblo” se acercara.

¡A un lado pueblo! ¡Fuera pueblo!”, gritaban. La tercera estación ocurrió en Constituyentes con Yaxcopoil. Los niños eran los más sorprendidos con los latigazos que descargaban sobre Jesús. Para las 10:45 de la mañana, elementos de Tránsito cerraron la avenida Insurgentes con Constituyentes para dar paso a las más de dos mil personas que seguían del derrotero.

 Eran cerca de las 11 de la mañana, el calor y el inclemente sol empezaban a provocar sed entre los espectadores, pues la temperatura era de 34 centígrados a la intemperie. Una decena de vendedores ambulantes iban a la par con la procesión.

En el recorrido sobre la avenida Insurgentes hasta la avenida Heriberto Frías, se llevó a cabo de la cuarta a la sexta estación con una duración de 10 minutos cada una. El párroco, Felipe Cabral Fernández, ofreció confesiones durante el trayecto; fueron más de una decenas de personas que se acercaron para ser absueltos de sus pecados.

Justo a las 12:10 del mediodía, la peregrinación llegó a la Iglesia de Santo Niño de Atocha, donde se personificaron las estaciones 11, 12, 13 y 14 del Vía Crucis. Cuando Jesús estuvo en Monte Calvario, luego de dos horas y 10 minutos de recorrido, fue crucificado.   

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios