20 de Septiembre de 2018

Policía

Zona Rural de Bacalar, objetivo de ladrones

Representa el punto de mayor robo de energía eléctrica del décimo municipio; el 30% de los hogares con este servicio, la obtienen por medio de "diablitos".

En Bacalar la CFE no tiene personas destinado exclusivamente a buscar fugar de energía eléctrica; sin embargo, el personal encargado, que son cuatro trabajadores notifican a la paraestatal cuando encuentra este tipo de instalaciones ilegales. (Juan Carlos Gómez/SIPSE)
En Bacalar la CFE no tiene personas destinado exclusivamente a buscar fugar de energía eléctrica; sin embargo, el personal encargado, que son cuatro trabajadores notifican a la paraestatal cuando encuentra este tipo de instalaciones ilegales. (Juan Carlos Gómez/SIPSE)
Compartir en Facebook Zona Rural de Bacalar, objetivo de ladrones Compartir en Twiiter Zona Rural de Bacalar, objetivo de ladrones

Omar Capistrán/SIPSE
BACALAR, Q.Roo.- La zona rural de Bacalar representa el punto de mayor robo de energía eléctrica del décimo municipio, ya que el 30 por ciento de los hogares con luz eléctrica estarían obteniendo el servicio por medio de “diablitos”, informó el superintendente en la zona sur de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Jorge García Castillo.

Este año, la paraestatal ya fue víctima de otro robo, en esta ocasión de tres transformadores que sustrajeron de instalaciones ubicadas en el área rural, donde la escasa vigilancia fue aprovechada por los delincuentes para apoderarse del cobre que en su interior contienen, por lo que estiman la afectación en 100 mil pesos.

Ante esta situación, la Comisión presentó cuatro demandas penales ante la PGR por el delito de robo de energía e intervención de medidores por un monto de un millón de pesos.

Precisó que lo que ha ocurrido es poco comparado con años anteriores, porque el período catastrófico fue en el 2011, cuando se registraron robos en instalaciones de Juan Sarabia, Bacalar y Calderitas.

Recordó que el año pasado, después del impacto del huracán “Ernesto”, la CFE fue víctima del robo de 4.5 toneladas de cobre, lo cual sí representó una afectación fuerte para la dependencia federal.

En la cabecera municipal el problema disminuye llegando a cinco por ciento de los casi cuatro mil usuarios del servicio.

Dijo que detectaron desde “diablitos” hasta medidores cuyo origen desconocen y otros tantos intervenidos.

Otra de las formas es pasar un “puente” dentro del medidor con la finalidad de que la energía no active el funcionamiento de medición.

En Bacalar la CFE no tiene personal destinado exclusivamente a buscar fugas de energía eléctrica; sin embargo, el personal encargado (cuatro trabajadores) de las reparaciones eléctricas notifica a la paraestatal cuando encuentra este tipo de instalaciones ilegales, con lo que se elabora un reporte con la familia y se le cita para resolver de alguna manera  el robo.

La CFE confía que con la sustitución de los medidores por digitales serán menos susceptibles a ser intervenidos.

El superintendente informó que siguen con el programa de reemplazo de medidores digitales y el año pasado lograron una meta de 30 mil en los municipios de Othón P. Blanco, José María Morelos, Felipe Carrillo Puerto y Bacalar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios