21 de Septiembre de 2018

Chetumal

Se deterioran libros en los paraderos

Son supuestos puntos de lectura ubicados en Bacalar, pero están cerrados con candados.

Son los estantes del Centro y la avenida Libramiento, que paradójicamente advierten con letreros a quien haga mal uso de los libros. (Foto: Javier Ortiz / SIPSE)
Son los estantes del Centro y la avenida Libramiento, que paradójicamente advierten con letreros a quien haga mal uso de los libros. (Foto: Javier Ortiz / SIPSE)
Compartir en Facebook Se deterioran libros en los paraderosCompartir en Twiiter Se deterioran libros en los paraderos

Javier Ortiz / SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Decenas de libros están deteriorándose en dos paradores de lectura que se encuentran en el Centro de la ciudad de Bacalar y sobre la avenida Libramiento. La gente los ocupa para ocultarse del sol.

Dulce María Chí Manzo, habitante de la cabecera municipal, señaló que nunca ha visto que funcione como tal, ya que saben que es un parador de lectura porque tiene una señalética, pero además a los libros no se puede acceder porque el módulo tiene candados.

Los libros se encuentran visiblemente dañados por el sol, al igual que la infraestructura superior de los estands. Las personas aprovechan las bancas de metal para descansar y ocultarse del intenso sol; algunos alcanzan a hojear las portadas de algunos textos, sobre todo los niños que observan cuentos en el interior, pero del cual sólo pueden alcanzar a ver la portada.

Son más de 100 libros de literatura, didácticos, de manualidades, cuentos e historias los que se encuentran en los dos estantes públicos que se encuentran bajo llave. Paradójicamente, a un costado de los candados se lee la consigna para la persona que sea sorprendida maltratando dicho espacio.

El lugar tampoco muestra información sobre horarios de atención al público. No fue posible localizar al director de Educación y Cultura, Eduardo Vázquez Lagos, aunque de acuerdo con los vecinos de estos supuestos puntos de lectura, nunca se le ha dado mantenimiento a los paradores ni son abiertos al público en general, por lo que continúan desperdiciados.

La segunda regidora del Ayuntamiento de Bacalar, Oneyda Cuxim Irigoyen, reconoció que esos espacios no han cumplido cabalmente su función, por lo que enviará un exhorto a la primera autoridad municipal con el fin de que se aprovechen los textos y se diseñen rincones de lectura para promover el uso de los libros entre los pequeños bacalarenses.

Dijo que México ocupa uno de los últimos lugares de lectura en el mundo, pero se debe a que precisamente los gobiernos no impulsan esta actividad entre los niños y jóvenes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios