Ser músico

Ser músico es algo que he vivido prácticamente desde que nací.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Y lo digo de esa manera porque era un ir y venir en escenarios por mi abuela, mi madre y mi tío, y esto se convirtió en una forma de vida.

Sé que no somos tan normales y en ocasiones hasta podemos parecer raros; y tan es así, que mi abuela decía que había tres tipos de personas: Los malos, los buenos y los músicos.

Para la mayoría de los artistas, el ser famoso es una meta o un fin, pero para los músicos lo más importante es la música en sí.

Yo no soy tan raro, pero la rareza del artista es su manera de expresarse y lo hacemos de una manera muy creativa ante los ojos de los demás. Y no porque no escuches mi música en la radio significa que no soy exitoso.

El hacer música se trata de otra cosa muy diferente a la comercialización, y en mi caso, nunca he dejado de comer y comer bien.

La gente piensa que existen sólo dos niveles de músico: el hambriento o el superestrella, y créanme que no es así.

Existen miles de músicos en todo el mundo que tienen un gran número de seguidores y tocan en lugares llenos, pero que no son famosos ni se están muriendo de hambre.

La gente no cree que he tenido coche sin estéreo, pero nadie ha entendido que escuchar música significa algo muy diferente y que el concepto de fidelidad no es algo precisamente propio de un automóvil.

Viviendo en Cancún la gente me pregunta que a qué me dedico en temporada baja; y yo les contesto que a la música.

Obvio no lo entienden y reconozco que no es fácil sobrevivir en una sociedad donde la cultura no es algo que importe, y tampoco es fácil vivir en una sociedad en donde los que no le apuestan a la cultura, se están quejando de la falta de ella en todas las esferas sociales.

Existe gente que siempre quiere ir a un karaoke o que siempre quiere ir a donde hay música en vivo.

Todos tenemos algún amigo o familiar que, sin ser profesional, toca en un grupo de toda la vida; y esto es por qué sienten la pasión por la música.

Tal vez no se dediquen a la música de manera profesional, pero nunca dejarán de seguir a la música. Puedes sacar a un músico de la música, pero no puedes sacar la música de un músico. Hasta la próxima semana.

Cargando siguiente noticia