Conflicto magisterial rezaga la prevención del alcoholismo

Programas se encuentran en 'stand by' debido a que docentes se enfocan en recuperar el tiempo perdido de clases.

|
Expendios de cerveza se encuentran cerca de las escuelas capitalinas. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Paloma Wong/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El conflicto magisterial mantiene atrasados algunos proyectos de prevención para los estudiantes, como es el caso de la evaluación de las condiciones internas y externas de los planteles educativos, así como el entorno y la convivencia de los estudiantes, afirmó el regidor presidente de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, Fernando Zelaya Espinoza

En los primeros días de la administración municipal, el entrevistado dio a conocer que haría una evaluación de las condiciones internas y externas de las escuelas de educación básica, que definirían las problemáticas y necesidades de éstos, así como de los estudiantes con la finalidad de prevenir los problemas sociales. 

Sin embargo, el estudio se encuentra en stand by, ya que el personal docente y directivo se ha enfocado a recuperar el tiempo perdido que tuvieron durante su paro de labores. 

Uno de los puntos más importantes para abordar es la ubicación de los minisúper, pues al haber alguno o varios cerca de las escuelas son un mal ejemplo para los estudiantes, ya que acercan el vicio a menores de edad, al estar a sólo decenas de metros de centros educativos de Chetumal.

Zelaya Espinoza dijo que no quitará el dedo del reglón, pues esperará el tiempo que sea prudente, al ser los estudiantes y padres de familia en conjunto con el personal docente y administrativo los que respondan una encuesta, que definirá realmente las problemáticas sociales que enfrentan. 

El Centro de Integración Juvenil (CIJ), en Othón P. Blanco, así como la Unidad Especializada Médica (Uneme) Nueva Vida coincidieron en que los menores de edad empiezan a consumir bebidas embriagantes a los 12 años. 

Cargando siguiente noticia