18 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Supuesta negligencia deja a una mujer con una ¡cicatriz de por vida!

Noemí tenía una bolita extraña en el vientre y se movía en el costado izquierdo.

Se le practicó un ultrasonido, el cual arrojó que tenía miomatosis uterina avanzada. (Luis Soto/SIPSE)
Se le practicó un ultrasonido, el cual arrojó que tenía miomatosis uterina avanzada. (Luis Soto/SIPSE)
Compartir en Facebook Supuesta negligencia deja a una mujer con una ¡cicatriz de por vida!Compartir en Twiiter Supuesta negligencia deja a una mujer con una ¡cicatriz de por vida!

Teresa Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Noemí C. R., de 53 años, lleva ocho meses en su vía crucis para demostrar que se cometió en ella una negligencia médica. Aseguró a Novedades Quintana Roo que en mayo del año pasado acudió a consulta con su médico general por una molestia que sentía en el vientre. 

Su caso tiene un expediente en la Comisión Nacional de Protección Social en Salud con el número CNPSS/DGCEF/1377/2015, por mal manejo que recibió de su patología y las consecuencias que esto generó en la atención médica de primer nivel; además, en dicho documento reiteró que fue víctima de discriminación.

En febrero de este año, con el número REPSS/DG/174/2016, la Comisión pidió a la Dirección de Servicios de Salud de Quintana Roo investigar el caso médico y de encontrar responsabilidad, ejerciera la sanción administrativa al servidor público, pero no hubo respuesta; un mes después, el responsable del Régimen Estatal de Protección Social en Salud de Quintana Roo (Repss), Daniel López Souza, mediante oficio solicitó respuesta al escrito antes señalado para concluir y cerrar el caso. 

También te puede interesar: 'Maestros de la flecha' buscan apoyo para competir en Canadá

“Soy afiliada al Seguro Popular, acudí con el médico J. A. M. R., adscrito a la Secretaría de Salud en Quintana Roo, por un dolor en el vientre y una bolita extraña que apareció y se movía en el costado izquierdo, tenía fuertes sangrados, entonces le solicité un ultrasonido porque me preocupaba el malestar general que tenía, pero me respondió que no necesitaba ultrasonido pues lo que tenía era síntoma claro de la menopausia y de mi edad”, contó a Novedades la afectada.

Diagnóstico 

Le realizaron exámenes de sangre y orina y su médico le informó que lo que tenía era un cuadro de anemia y problemas en sus riñones, así que el tratamiento para ella fue: Complejo B y un medicamento que le aliviara el “dolor” de riñones. 

Los sangrados continuaron con mayor frecuencia, tenía en ocasiones coágulos de sangre, mareos y mucha debilidad. “Tuve una muy mala experiencia, el médico no me quería atender, insistía que era por la edad, y yo me angustiaba porque caminando manchaba mi ropa, dejaba charcos de sangre en la calle, pero para el doctor era algo normal”, lamentó.  

Después de dos meses regresó a consulta, pidió al doctor que le revisara la bolita que tenía en el vientre porque sentía que había crecido; el galeno le dijo que no era nada, pero por el temor que le causaba el malestar, acudió a un médico de farmacia particular; ahí le dijeron que era urgente un ultrasonido y con medicamento frenaron el sangrado, pero el dolor seguía, continuó narrando con lágrimas en los ojos y con el dolor en el alma que le causa todavía recordar ese trago amargo que vivió.

Dolorosa opción 

 “Tenía que elegir entre tener dolor o tener sangrado, y así pasé cinco meses, sin ultrasonido porque mi situación económica estaba colapsada; el sangrado me ocasionó que en mis trabajos me dijeran que hasta que me recuperara les llamara”.

Al ver que no recibía la atención que esperaba, Noemí decidió juntar sus ahorros y viajó a Playa del Carmen; en octubre del año pasado fue a la sala de urgencias del Hospital General de ese municipio donde se le practicó un ultrasonido, el cual arrojó que tenía miomatosis uterina avanzada; la única opción para ella era la histerectomía.

Los médicos que la trataron le recomendaron no callarse ante esta negligencia médica, pues si le hubieran detectado cinco meses antes, desde que empezó con los sangrados, las posibilidades de que con tratamiento se evitara la histerectomía eran muy altas.

Ante esto, Noemí  pide a las autoridades que se haga una investigación de su caso, “no es posible que lo que me pasó se quede como si nada, tengo una cicatriz de por vida y verla todos los días se me hace muy injusto, porque fue una omisión que tuvo el médico y no fue por falta de insumos o recursos, él me negó un servicio al que tenía derecho”.

Investigarán el caso 

El titular de la Secretaría de Salud en Quintana Roo, Juan Ortegón Pacheco, tuvo conocimiento del caso y dijo que lo revisaría e investigaría.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios