22 de Abril de 2018

Quintana Roo

Torres eólicas dependen del Programa de Ordenamiento Ecológico

El presidente de México Power Group dice que esta reglamentación es vital para llevar a cabo el proyecto.

Gran parte de la población rechaza este proyecto. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Gran parte de la población rechaza este proyecto. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Compartir en Facebook Torres eólicas dependen del Programa de Ordenamiento EcológicoCompartir en Twiiter Torres eólicas dependen del Programa de Ordenamiento Ecológico

Julián Miranda/Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q.Roo.- Luego de casi 19 meses de anunciarse la intención de instalar torres eólicas en la isla de Cozumel, los representantes de la empresa México Power Group (MPG) finalmente hablan sobre este proyecto que los ambientalistas de la ínsula y un buen sector de la población parece rechazar.

John Douglas Prock, presidente de la empresa declaró que si el Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) no se modifica, la obra no podrá llevarse a cabo.

Este parece ser el principal motivo por lo que el presidente municipal de Cozumel, Aurelio Omar Joaquín González, ahora busca que esta reglamentación se modifique.

El año pasado cuando la Semarnat rechazó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), el alcalde se dijo respetuoso de la decisión de la determinación.

Sin embargo en los últimos meses ha promovido reuniones entre representantes del Gobierno de Quintana Roo y sus homólogos de diferentes sectores de la sociedad.

Pero esta información, los beneficios, alcances y contras del proyecto aún no permea en la población y con ello se rechazo es marcado.

Para hoy domingo 24 de febrero está programada una manifestación pacífica, una más, en contra del parque eólico frente a palacio municipal.

En agosto del 2012 la Semarnat negó el permiso para llevar a cabo el proyecto. El argumento: “imprecisiones e inconsistencias en su descripción, las cuales no permiten conocer las dimensiones, ubicación y alcance del mismo”.

La medida fue celebrada por los conservacionistas de la isla pero la empresa promotora solo esperó unas semanas y volvió a plantear el proyecto a las autoridades ambientales.

Tras varios intentos de hacer contacto con los representantes de MPG se logró hacerlo con Prock quien vía telefónica reconoció que en caso que no modifique el POEL se tendría que suspender el proyecto.

La empresa

MPW es filial de la multinacional estadunidense Cannon Power Group que desde 1979 tiene presencia en 16 países de Europa, Asia y Medio Oriente con 25 proyectos que producen cinco mil 500 megawatt.

En México buscan aterrizar proyectos en Zacatecas, Puebla, Hidalgo, Quintana Roo y Baja California. Su sede está en Tijuana y en ninguno se ha concretado.

La empresa fue contacta por ProMéxico, organismo federal que coordinaba estrategias de participación de México en la economía internacional.

En la isla no existe una oficina de representación pese a que se existe dos empresas subsidiarias: México Power Group Cozumel Fase I, S.A. de C.V. y MPG Cozumel, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable (S.A.P.I de C.V.).

Fueron creadas ante un notario público de la Ciudad de México. La primera arrendó a MPG Cozumel mil 872.20 hectáreas para la instalación de 23 aerogeneradores en la zona oriente de la isla, los cuales producirían 46 megawatts.

De acuerdo a la MIA el 29 de septiembre de 201, MPG se hizo de dos polígonos con una superficie total de seis mil 132 hectáreas para la construir y operar sistemas de generación de energía eléctrica de origen eólico.

Esto mediante un contrato de usufructo por parte Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo (IPAE).

 

Inversión de las torres

La inversión estimada para la construcción e instalaciones de los aerogeneradores es de 43 millones 200 mil dólares americanos.

Cada torre tendrá 500 metros de distancia entre si y se conectarán con caminos de 12 metros de ancho. Para su colocación se deben perforar de 10 metros en la superficie del suelo.

Según Prock, la energía producida se vendería a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y esta la comercializaría a los municipios de Quintana Roo.

La energía generada en el oriente de la isla se llevaría hasta dos subestaciones de la CFE en la zona urbana, a unos 15 kilómetros de distancia.

Se necesitaría una red de cableado subterráneo que recorrería la carretera transversal hasta las subestaciones.

De ahí se conectaría al cableado submarino de la CFE desde la isla para llevarla a la zona continental. Sin embargo dicha infraestructura no existe en este momento.

Capi Madera Gil, superintendente de CFE declaró que la empresa ha solicitado un estudio de factibilidad para utilizar sus instalaciones y traslado de energía, pero no les han presentado el proyecto técnico para determinar la aceptación y negación del servicio.

Los permisos ambientales no se han concretado, ya que no se han presentado la suficiente información y porque contraviene el POEL, aunque se argumenta que el área esta impactada y no generaría un perjuicio ecológico.

La directora de Desarrollo Urbano en la comuna, Lizbeth Escartín López, se negó a proporcionar información existencia sobre alguna solicitud de permisos de construcción.

La semana pasada se reunió a puerta cerrada el Comité de Seguimiento y Evaluación del POEL, integrado por grupos sociales, empresariales, ambientalistas y gubernamentales para analizar su modificación, lo que podría abrir la puerta para la autorización de la MIA.

De acuerdo al proyecto presentado a los participantes se especifica para el área que ocuparía la granja eólica entre los puntos que se intenta modificar se encuentra que la superficie de desmonte no exceda el 5 por ciento los caminos de los parques eólicos no excederán a los 16 metros de ancho, permitir la generación y transmisión de energía alternativa, prohibir que se afecte la vegetación que este fuera de las superficies de desmonte.

Sin embargo, los asistentes a la reunión reusaron aprobar las modificaciones al POEL y el próximo cuatro de marzo se tiene programa otro junta.

El POEL prohíbe la instalación de infraestructura de comunicación y conducción de energía eléctrica, impiden cortar, quemar o remover la vegetación natural.

En la página 427 de la MIA en la tabla “fase de operación” se lee: Daños a espacios protegidos y/o de intereses será severo y hace también mención de que hay “riegos de colisión para aves y quirópteros”.

Los claroscuros de Aurelio Joaquín al Proyecto

El 8 de julio de 2011, un día después del anuncio del proyecto, la dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento emitió un boletín con el encabezado: Se suma AJG a proyecto de energía eólica.

“El Presidente Municipal Aurelio Joaquín González celebró la confirmación del proyecto de la torre eólica para Cozumel, (…) esta obra traerá múltiples beneficios para la comunidad, además de que se realizará en apego al desarrollo sostenible que impulsa el Gobierno que encabeza”, citaba el comunicado.

El 9 de julio del 2011 habló por primera vez del tema ante representantes de esta casa editorial que cuestionaron el beneficio para los cozumeleños.  No hubo respuesta pues únicamente habló de los beneficios para el ayuntamiento al ahorrar un 15 por ciento anual en la facturación de la energía eléctrica.

El 28 de agosto de 2011 el alcalde anunció en su cuenta de Twitter la colocación de las primeras cinco torres medidoras de velocidad de vientos en el rancho “Buena Vista”.

El 2 de agosto 2012 deploró la que fue la primera manifestación en contra de las torres que se hizo frente al palacio municipal. Exigió en ese momento que los manifestantes leyeran la MIA y puntualizó que el tema no era municipal.

“El tema es estatal, es federal. Es necesario presionar a la Semarnat y no al ayuntamiento. Ojala se puedan hacer estas manifestación cuando venga el presidente de la republica” (sic) que en ese momento era Felipe Calderón.

El 16 de agosto del 2012: Semarnat niega la autorización al contravenir lo establecido en la ley general ecológica de impacto ambiental al proyecto del Parque Eólico de Cozumel promovida por la empresa México Power Group.

Ese día se escucha en la radio local la voz de Joaquín respaldando la medida y afirmando que se apegaría a la ley.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios