23 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Por cada infectado de VIH, hay tres que no lo saben

Quintana Roo es un estado peligroso para la comunidad LGBT en materia de VIH, es un lugar que tiene muchos puntos de infección.

Cibercafes en toda la ciudad ofrecen el servicio de cabinas privadas donde se dan muchos encuentros sexuales, así como discotecas donde el sexo siempre está presente. (Redacción/SIPSE)
Cibercafes en toda la ciudad ofrecen el servicio de cabinas privadas donde se dan muchos encuentros sexuales, así como discotecas donde el sexo siempre está presente. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Por cada infectado de VIH, hay tres que no lo saben Compartir en Twiiter Por cada infectado de VIH, hay tres que no lo saben

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Los jóvenes empiezan su vida sexual a los 12 años y hasta los 15 deciden usar condón, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS también señala que por cada infectado con VIH hay tres que lo están y no lo saben, datos que coinciden con las pruebas rápidas efectuadas por la asociación civil Red Positiva, presidida por Roberto Guzmán Rodríguez, donde reciben a un promedio de tres a cinco personas que buscan realizarse dicha prueba.

Red Positiva trabaja de la mano con el Centro de Atención a Pacientes con Infecciones de Transmisión Sexual y Sida (Capacit) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recibiendo el primero 700 casos al mes y el segundo mil 200, asegura Guzmán Rodríguez.

El presidente de Red Positiva afirma que hacen falta muchos programas de educación sexual, sobre todo con la comunidad Lesbico, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT), pues mientras en una menor heterosexual en edad secundaria es evidente la actividad sexual ya que desemboca en un embarazo, en la comunidad LGBT no hay forma de darse cuenta.

En Quintana Roo la mayoría de la comunidad LGBT llega proveniente de estados como Campeche y Tabasco, que según la OMS tienen los niveles más altos de bisexualidad en el país.

Red Positiva actúa para prevenir a la comunidad gay del VIH a través de diversos programas: Mujer, te voy a contar, Gente joven, Gay teens, Mujer bonita, Crecimiento y autodecisión y Salud en mi hotel.

"Mujer, te voy a contar" es un programa que busca prevenir a las féminas del VIH sobre todo en comunidades rurales, Gente joven está enfocado a la juventud en la materia de la prevención.

"Gay teens", funciona como una revista para la comunidad LGBT y "Mujer bonita" brinda ayuda moral y psicológica a mujeres que ya están infectadas con el VIH y que en los meses próximos se llevará a cabo en el Centros de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal en conjunto con la Secretaría de Desarrollo y Previsión Social (Sedesol).

Crecimiento y autodecisión presta ayuda psicológica y Salud en mi hotel busca concientizar a los trabajadores del ramo turístico en el tema.

Como Roberto Guzmán afirma, Quintana Roo es un estado peligroso para la comunidad LGBT en materia de VIH, es un lugar que tiene muchos puntos de infección y que lamentablemente no son regulados por las autoridades, así como el caso de las violaciones, por eso entre septiembre y octubre buscan que las autoridades instauren como medida precautoria un retroviral a toda aquella víctima de violación, lo que podría evitar una infección por VIH siempre y cuando se tome antes de dos horas de ocurrido el incidente.

Cibercafes en toda la ciudad ofrecen el servicio de cabinas privadas donde se dan muchos encuentros sexuales, así como discotecas donde el sexo siempre está presente.

Red Positiva no sabe como combatir ahora esta nueva ola de medios de infección, donde las redes sociales son su peor enemigo, en Facebook existen infinidad de páginas donde jóvenes de todas las edades, incluso desde los 12 años, solicitan encuentros sexuales proporcionando su número telefónico para comunicarse por medio del WhastApp.

Otro de los grandes problemas para la comunidad LGBT, es la discriminación, razón por la cual prefieren ocultar su preferencia, lo que hace que los programas dedicados a esta comunidad en materia de prevención del VIH sean menores, pues no se tiene un censo real de este sector.

En la encuesta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Conapred 2010 uno de los resultados fue que una de cada dos personas homosexuales o bisexuales considera que el principal problema al que se enfrenta es la discriminación, seguida de la falta de aceptación, las críticas y burlas. Además, muestra que esta percepción cambia según el nivel socioeconómico, ya que el 58,5 % de esta población con nivel socioeconómico muy bajo considera la discriminación su principal problema, mientras que en el nivel medio alto y alto es el 37,4%.

Así mismo arrojó que los entrevistados se sienten más rechazados o discriminados por la iglesia o la policía, mientras que se sientes más aceptados por sus amigos (82,9%) y su familia (75,4%).

Según Conapred, la homofobia no se escapa del ámbito escolar pues según los datos de la encuesta en línea sobre VIH/SIDA y discriminación en población gay y otros grupos en México, el 44% de los encuestados señaló que siempre era necesario ocultar su orientación o preferencia sexual en la escuela, mientras que 25% señaló que casi siempre deben hacerlo. Por otro lado, el 57% expresó haber recibido agresiones por parte de sus compañeros debido a su apariencia, orientación o preferencia sexual.

“Carlos” es un joven de 19 años de edad, tiene dos años infectado de VIH, el tenía una vida sexual demasiado activa, y prácticamente nunca usaba condón, actualmente se arrepiente de eso pues asegura que su vida sería muy diferente ahora.

Desde los 13 años sabía que era gay, y empezó a tener una vida sexual activa desde la secundaría.

Empezó con algunos compañeros a quienes les ofrecía sexo oral y después de un tiempo comenzó a frecuentar antros gay en la ciudad, donde muchas veces no le pedían credencial de elector y donde podía tener relaciones en cualquier parte del lugar.

Cuando se encontraba en su casa y algún amigo le hablaba por teléfono en la madrugada, se escapaba de su hogar siendo su hermana la única que conocía esta situación, misma que lo encubría.

En la actualidad mantiene relaciones eventuales, pues no todos quieren usar condón, y cuando les confiesa que tiene VIH lo hacen a un lado.

Trata de vivir su vida lo más sana posible, pues no puede utilizar retrovirales para controlar su condición ya que estos tienen un precio de 18 mil pesos por una caja de dosis suficientes para una quincena.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios