11 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Turistas invaden las playas de Cancún

Las autoridades que vigilan a los bañistas prohibieron la entrada de envases de cristal.

Miles de personas disfrutaron del día soleado en las playas de este destino. (Israel Leal/SIPSE)
Miles de personas disfrutaron del día soleado en las playas de este destino. (Israel Leal/SIPSE)
Compartir en Facebook Turistas invaden las playas de CancúnCompartir en Twiiter Turistas invaden las playas de Cancún

Claudia Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Las playas de Cancún el pasado jueves recibieron la primera oleada de bañistas nacionales y extranjeros, pero distribuidos de una forma muy curiosa, pero en todas predominan turistas y locales con artículos para estar más cómodos, sin faltar alimentos y bebidas, de estas últimas personal de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) impidió la entrada de envases de cristal por seguridad de los bañistas y especies marinas.

Playa Las Perlas, Flamingos hasta la que se ubica a un costado del hotel Casa Maya y Tortugas se caracterizaron por la presencia de familias con niños pequeños, lugares elegidos porque la marea es casi nula y los menores pueden estar tranquilamente en la orilla de la playa jugando o entrar al agua sin que esta les cubra mas allá de la cintura.

También te puede interesar: La Secretaría de Marina da 'tips' para disfrutar la playa

Tanto locales como turistas nacionales llegaron a la playa bien equipados para pasar un agradable día; para poder acostarse llevaron toallas, una especia de camastro portátil e incluso sábanas, otros más para personas de la tercera edad o señoras embarazadas cargaron con una silla o banco, los que llegaron muy temprano eligieron lugares con sombra y otros más llevaban sombrillas o una especia de casa de campaña.

La mayoría de los bañistas portaban trajes de baño de todos colores y formas, mientras que algunas mujeres y hombres jóvenes o maduros disfrutaron del mar con pantalones cortos, bermudas y camisetas algunos para no sentir la fuerza de los rayos solares sobre la piel, ya que la temperatura máxima de los rayos solares ayer fue 28 grados.

Alrededor del medio día, bajo la sobra, grupos de tres hasta 10 personas se reunieron para ingerir sus alimentos, que consistieron en emparedados preparados, otros ahí mismo fueron elaborados, al igual que tortas o tacos, en el caso de las bebidas las tiendas de conveniencia tuvieron una buena venta de hieleras, refrescos, hielo y cervezas. 

Diversión en las playas

La música, diminutos bikinis y torsos desnudos de jóvenes en grupos y parejas predominaron en Playa Gaviota Azul, donde nacionales y extranjeros se mezclaron, la mayoría para tomar el sol o disfrutar del mar a poco metros de la mismas, por la ubicación de la playa el panorama se veía colorido por las sombrillas y algunos más arriesgados solo se tumbaron al sol para presumir su bronceado más tarde.

El oleaje de las playas Marlín y Ballenas no impidió que los nacionales llegaran hasta ellas para refrescarse y olvidar sus preocupaciones por unas horas; en estas playas predomina el turismo internacional porque colinda con centros de hospedaje, por lo que personal de seguridad de los hoteles se aseguraba que los camastros y sombrillas o palapas no fueron ocupados por personas que no fueran huéspedes.    

El escenario para el Viacrucis a celebrarse hoy, desde ayer estaba colocado en Playa Delfines, lugar que fue respetado por los bañistas, y se concentraron en las palapas colocadas a todo lo largo de la playa, mismas que se ocuparon desde las 10 de la mañana cuando comenzó la llegada masiva de personas, para disfrutar de la playa, observar el paisaje y tomarse la foto del recuerdo.

Todas las playas tenían personal de Zofemat vigilando que no se introdujeran envases de cristal a las playas, además que elementos de la Policía Turística inhibió la presencia de vendedores ambulantes, en ciertas zonas como playas Tortugas y Delfines personal de Tránsito permitió que las personas estacionaran sus automóviles sobre la banqueta y áreas verdes por la falta de espacio en el estacionamiento.

En Tortugas había unidades motorizadas en el retorno frente a la playa, y en Delfines desde la zona en la que colinda el hotel Iberostar con la playa, había vehículos aparcados que llegaban frente al sitio arqueológico El Rey, tan sólo de la colindancia hacia el mirador de la playa es un kilómetro de distancia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios