Entrenador Ricardo Moguel agradece estar vivo; le dio Covid-19

El reconocido director técnico del fútbol femenil quintanarroense vivió momentos complicados por la enfermedad. “Con la presión que tenía, me podía dar un paro cardíaco”, relata.

|
Ricardo “Jarocho” Moguel es un sobreviviente del nuevo coronavirus. Espera volver pronto a entrenar a sus equipos femeniles, aunque sabe que todo será diferente en la nueva normalidad. (Foto: Ángel Villegas)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Cancún.- Su fe y devoción por Dios lo tienen a salvo. Vivir en carne propia los estragos del Covid-19 lo han fortalecido, a pesar de lo dolorosa que significó esta experiencia.

"No fue algo agradable. Estamos expuestos a esto. Me tocó entrenar a chavitos, impartir clases particulares. Un día, llegué a la casa, me sentía un poquito mal, conozco mi cuerpo y obviamente me sentí raro, se me subió la presión, no la podía bajar. Me dio temperatura, le hablé al doctor, alguien con mucha experiencia en el tema de Covid. Hice la prueba porque son síntomas del virus", relata Ricardo 'Jarocho' Moguel, reconocido entrenador del fútbol femenil estatal.

“Con la presión que tenía, me podía dar un paro cardíaco. Gracias a Dios, tomé las medidas, además de que el doctor me dio las medicinas en el momento adecuado y en cuarenta y ocho horas, había matado el virus.

“Seguí la cuarentena, pues no puedes salir ni convivir con la gente. Tuve que aislarme para no infectar a mis hermanas, hijas y mamá. Lo más difícil (reitera) es estar lejos de la familia. Lo mejor de esto, gracias a Dios, es que todo salió bien", detalla a Novedades Quintana Roo.

El entrenador de Pioneras de Cancún, en la Superliga Femenil de Quintana Roo, agrega que “desafortunadamente hay mucha gente que no la ha podido librar, que les pegó muy fuerte y no la cuentan. A veces, incluso, cuando toman la iniciativa de tratarse, ya es demasiado tarde.

“A la gente le digo, que cuando se sientan raro, de inmediato se traten y tomen las medidas. Es importante no salir, quedarse en casa, tratar de no propagar el virus, pues muchos siguen fuera y sin usar tapabocas.

Es un virus muy fuerte y lógicamente está matando a la gente sin poderse defender. Deja secuelas y muy complicadas, por el tema del dolor de cabeza, piel y pulmones", consigna.

La situación cala más cuando recuerda el cumpleaños de una de sus hijas (apenas, el lunes 3), pues “no puedo estar con ellas partiendo el pastel, cosas que te duelen, pero que también te hacen fuerte”.

Cargando siguiente noticia