22 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

“Es un milagro que esté viva la niña que fue encadenada”

Estremece el caso de una pequeña que era maltratada por sus padres. No había un día que no fuera golpeada.

Los castigos que le imponían a "Fer" eran sacarla a la calle cuando llovía. (Archivo/SIPSE)
Los castigos que le imponían a "Fer" eran sacarla a la calle cuando llovía. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook “Es un milagro que esté viva la niña que fue encadenada”Compartir en Twiiter “Es un milagro que esté viva la niña que fue encadenada”

Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- “Es un milagro que esté viva la niña que fue encadenada”, así empieza el testigo a narrar la vida de violencia física que llevaba la pequeña "Fer".

“Fer”, con ese nombre identifican vecinos de la Región 247 a la pequeña que era encadenada por sus padres. En la calle no hubo alguno que no se enterara de los maltratos que recibía, cuando llegaron las autoridades a rescatarla el sábado pasado.

Todos están indignados porque los padres la trataban como un “perro”: estaba amarrada, tenía un plato de frijoles en el piso y un vaso de agua. No había un día que no llorara y que no golpearan a la niña.

Briseida y Luis, de 28 y 29 años de edad, respectivamente, hace un mes llegaron a invadir la casa marcada con el número 93. Ella se dedica a venta de cosméticos y él es fontanero, electricidad, entre otros oficios.

El sábado pasado, Luis salió a trabajar a las 07 horas. Le puso una cadena a la niña alrededor de la cintura, se la aseguró con un candado, el otro extremo la amarró a la puerta de la habitación, en el hoyo donde va la chapa.

Dos horas después, Briseida tomó a su otro bebé de un mes y medio de nacido y salió de la vivienda. Antes de salir le dejó un plató de frijoles y un vaso de agua a la pequeña.

Era mediodía y la pequeña seguía sola en la vivienda. “¡Brisa!": le gritaba la niña a su mamá. Fueron escuchados por los vecinos. Se asomaron por una ventana, la vieron acostada en el suelo y amarrada con una cadena, que tenía aproximadamente dos metros.

A las 14 horas llegaron autoridades del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y de Seguridad Pública, para ese momento Briseida ya había llegado a su domicilio. Pero a ella no la detuvieron, no se explican los vecinos porqué, si ella era la responsable de que la menor estuviera en esas condiciones. Sólo aseguraron a la menor.

Antes de que la pareja llegara a vivir a ese domicilio, habitaban otra casa que está en la misma privada, pero sobre la avenida Laurel. Ahí estuvieron más de ocho meses viviendo.

Las escenas eran dramáticas, la pequeña "Fer" temblaba cuando llegaba su papá a la casa, eran golpes cada rato y no dejaba de llorar.

Los castigos que le imponía Luis, eran sacarla bajo la lluvia a la calle, ahí la dejaba por varios minutos. En una ocasión, un vecino la ayudó y la cubrió con una sábana.

En las noches también la sacaba a la intemperie y sólo se escuchaban sus llantos. La niña no sólo recibía maltrato de él, también ella la golpeaba, muchas veces la marcaron de la espalda y brazos.

La pareja utilizaba un trozó de tubo de plástico para golpearla. Las piernas, brazos, espalda, cualquier zona del cuerpo era blanco para los golpes.

"Fer" se encuentra en manos del DIF Municipal donde quedó bajo resguardo. Mientras que el agente del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) inició la averiguación previa 5044/2013 por el delito de abandono de persona, lesiones y lo que resulte en contra de quienes resulten responsables.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios