|
Cortesía
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

La selva tropical de la Península de Yucatán es ideal para cultivar Yaca, una de las frutas exóticas más cotizadas y con alto aporte nutricional que podría contribuir a la alimentación de comunidades indígenas en rezago.

En una tienda de productos orgánicos de Cancún, 400 gramos de pulpa de Yaca seca que se utiliza como sustituto de carne, por su parecida textura, en la zona maya las frutas que llegan a pesar hasta 20 kilos se pudren en los árboles, pues no se sabe aprovechar, explica Michel Moreno, líder del proyecto Jackfruit México.

La ONU considera la Yaca como 'la fruta del futuro'

La Yaca, proveniente de la India, ha sido considerada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura como la fruta del futuro, pues tiene múltiples versiones de preparación y es de fácil cultivo.

Moreno, ingeniero industrial de profesión, rescató estas parcelas luego de que fueron abandonadas en 2005 por un productor extranjero. Desde entonces vende su producto en tiendas y restaurantes de Cancún.

El proyecto Jackfruit México, con cultivo en la comunidad de Solferino, busca ser una alternativa alimentaria sostenible, pues consume poca agua y se necesita poca tierra para cultivar varias toneladas al año, mientras que para tener alimento de res, por ejemplo, se requieren grandes parcelas, además de la liberación de gas metano a la atmósfera.

En una hectárea se pueden cosechar hasta 300 árboles, de los cuales se obtienen alrededor de 250 kilos de fruta.

El esfuerzo para cultivar este producto es relativamente más sencillo que otros de la canasta básica, pues una vez que el árbol es adulto, no se requieren mayores cuidados.

“Sembrar cualquier cereal o grano es muy laborioso, se requiere un barbechado, labrado, hacer surcos, estar quitando la hierba, todo para una cosecha de tres meses, y después tienes que volverlo a sembrar. Es mucha chamba. El frutal lo siembras una vez y cosechas para toda la vida”, refirió.

El emprendedor aseveró que la industria alimentaria chatarra ha invadido las poblaciones indígenas de la región, por lo que cambiar los hábitos alimenticios no es una tarea sencilla. La comida tradicional yucateca está basada en carbohidratos, por lo que no resulta extraño que no se aproveche ni se cultive esta fruta.

Entre las labores de Jackfruit México está también dar difusión sobre su cultivo, preparación e importancia nutricional.

Cargando siguiente noticia