23 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

Zelaya y Mayuli no alcanzan a Mario Rivero

El PAN ha sido incapaz de generar nuevos valores en la capital del estado, donde la sorprendente alternancia fue posible con la asimilación de un desertor del PRI...

Compartir en Facebook Zelaya y Mayuli no alcanzan a Mario RiveroCompartir en Twiiter Zelaya y Mayuli no alcanzan a Mario Rivero

El PAN ha sido incapaz de generar nuevos valores en la capital del estado, donde la sorprendente alternancia fue posible con la asimilación de un desertor del PRI: Luis Torres Llanes, postulado por la coalición que los blanquiazules formaron con el microscópico perredismo cada vez más inofensivo.

En nuestra capital el ciudadano está acostumbrado a mandos priistas o desprendidos de ese partido tan dominante, aunque hundido en el fango del desprestigio. Pero la población en general acepta a los Tricolores por hábito, lo que explica el aplastante éxito de la candidatura de Torres Llanes, un priista fuera del PRI que siguió a Carlos Joaquín González soportando las nada sutiles amenazas del gobernador Roberto Borge

Los diputados locales Fernando Zelaya Espinosa y Mayuli Martínez Simón con tanto a su favor han hecho todo lo posible por fortalecerse, olfateando la cercana batalla por la alcaldía capitalina que Luis Torres pretende dejar vacante para capturar una candidatura federal, sea diputación o senaduría.

Hasta hoy Fernando y Mayuli no se han consolidado como opciones dignas de atención para el porcentaje de chetumaleños que define una elección; a ambos les queda tiempo para mejorar su ubicación, pero difícilmente llegarán muy lejos porque una simple diputación no agita mares de simpatías, a menos que el desempeño sea fuera de serie.

Quizá cualquiera de ellos tenga alguna oportunidad si PAN y PRD se deslizan de nuevo mejilla con mejilla en el proceso mayor de 2018, pero el peso de los candidatos hace la diferencia en la silla más cercana a los ciudadanos, por lo que una candidatura tibia puede ser catastrófica para el panismo en la capital.

El panismo capitalino sigue contando con una figura más fuerte, pese a sus flancos cuestionables: su Secretario General Mario Rivero Leal, quien fue interesante adversario del priista Andrés Ruiz Morcillo en 2008.

Fuera de sus filas, el panismo contempla a su ex dirigente que se despidió de ellos en plena elección federal del siete de junio de 2015: José Hadad Estéfano, quien no se ha acercado a otro partido y conserva una imagen muy limpia y repleta de congruencia.

El PAN no tiene muchas opciones, y debe comprender que ya es historia la efervescencia del pasado proceso local que humilló al PRI del gobernador Roberto Borge.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios