110 aniversario de López Méndez

Sus inicios poéticos fueron a los 15 años y, en 1922, con tan sólo 19 de edad.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

A 110 años de su natalicio,  la recia personalidad de “El Vate” Ricardo López Méndez  se mantiene vigente en el espíritu popular, por sus líricos versos en la canción tradicional de Yucatán, sus delicadas letras en las canciones románticas mexicanas y sus vibrantes estrofas en la poesía patriótica de México.

Cada vez que alguien entona “Nunca” “Quisiera”, “Amor, amor”, “Desesperadamente”… y muchas canciones más, o cuando escuchamos los vibrantes versos de ¡México, creo en ti!, allí está presente este ilustre izamaleño universal nacido el 7 de febrero de 1903.

La genialidad de López Méndez se manifestó desde la escuela primaria La Perseverancia, de su ciudad natal, donde con tan sólo seis años obtuvo su primer premio.

Sus inicios poéticos fueron a los 15 años y, en 1922, con tan sólo 19 de edad, se convirtió en el más joven y talentoso poeta del Grupo Literario Esfinge que sesionaba por las tardes en el Parque Hidalgo de Mérida. Ese año, Felipe Carrillo Puerto lo nombró director de la biblioteca Tzamná del Partido Socialista del Sureste.

En 1925, escribe los versos de La calle se vuelve clara, que musicaliza Pepe Gómez, y los de Languidece una estrellita, Luminosamente bella y Yo no quiero que llores (1926), con música de Palmerín.

En 1927 escribe para Guty Cárdenas los versos de Nunca, que gana  un concurso en la ciudad de México, y luego los de Quisiera, Golondrina viajera, Aléjate, Si yo pudiera, Tú fuiste y Yo quiero ser.

En 1930, en la XEW de México, donde es locutor, escribe letras para Alfonso Esparza Oteo, Manuel Esperón, Tata Nacho, Sabre Marroquín, Paco Treviño, etc. Es letrista de 160 canciones. En 1941 dio a conocer su poema Credo, más conocido como México creo en ti.

Cargando siguiente noticia