22 de Septiembre de 2018

Opinión

1985, la tragedia que nos marcó

A tres décadas de distancia, éste sábado se recordará con diversos eventos en todo el país, aquel trágico despertar de los capitalinos…

Compartir en Facebook 1985, la tragedia que nos marcóCompartir en Twiiter 1985, la tragedia que nos marcó

El 19 de septiembre de 1985, como parte de nuestra formación como futuros oficiales, nos disponíamos a entrar a una conferencia en el auditorio ubicado en la planta alta del Centro de Capacitación de la Armada, en el puerto de Veracruz, cuando a las 07:19 horas percibimos el vaivén del histórico edificio. ¡Está temblando!, dijimos. No recuerdo cuántos segundos duró el temblor pero sí que fue intenso.

La conferencia se suspendió y al paso de los minutos y horas fuimos conociendo la magnitud de la tragedia que marcó un antes y un después para el país. Los compañeros con familia en el Distrito Federal intentaban en vano de tener noticias de ellos. Todos quienes vivieron el devastador terremoto de magnitud 8.1 grados , y sus réplicas, recuerdan esa fecha, aun si no estuvieron en la ciudad de México.

Unos trescientos inmuebles literalmente se desmoronaron ante el embate de la naturaleza, y otros quedaron escorados y con serios daños en sus cimientos y estructura, por lo que fueron demolidos más adelante. Como muchos, el vetusto y sombrío edificio de Azueta 9, sede de la Secretaría de Marina, tuvo que ser desocupado antes de ser derruido.

Oficialmente se reportó que el terremoto acabó con la vida de más de diez mil personas en la capital, aunque la heroicidad de miles de ciudadanos evitó que fueran muchas más las víctimas mortales. Al día siguiente y los sucesivos, los periódicos recogieron dramáticas imágenes de las tareas de rescate de quienes salieron a la calle a retirar escombros con sus propias manos.

Luego de aquella pesadilla surgió la Comisión Nacional de Reconstrucción, que tuvo el objetivo de atender los daños ocasionados por los sismos, y el 6 de mayo de 1986 se creó el Sistema Nacional de Protección Civil, que ha logrado sentar las bases de una cultura en la materia, lo que ha permitido mitigar los riesgos “estando alertas para responder con rapidez, oportunidad y eficiencia ante cualquier contingencia”.

A tres décadas de distancia, mañana se recordará con diversos eventos en todo el país, aquel trágico despertar de los capitalinos…, pero el riesgo de una réplica de aquel gran sismo sigue latente.

Tres años después, la naturaleza nos pondría a prueba nuevamente con el huracán Gilberto

Anexo "1"

“Operación Rescate Capital 85”

La participación del Ejército y la Marina –como de otros cuerpos de seguridad– fue vital para atender la contingencia por el terremoto de septiembre de 1985. Numerosas imágenes en distintos medios dan cuenta de la ardua labor en la que participaron soldados y marinos junto a policías, rescatistas y ciudadanos. 

En la Armada de México, el personal fue reconocido mediante la condecoración Operación “Rescate Capital 85”, y si bien casi solo se conoce a los almirantes, capitanes y oficiales que la recibieron, mucha gente de Clases y Marinería participó en esas tareas, a costa de sus vidas y brindando atención a los más necesitados en aquellos días aciagos para los capitalinos.

A ellos, muchos incluso ya retirados, va nuestro modesto reconocimiento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios