18 de Septiembre de 2018

Opinión

2017 y sus desafíos

Carlos Joaquín ya exploró las dimensiones del daño patrimonial, y tendrá en 2017 un nuevo punto de partida.

Compartir en Facebook 2017 y sus desafíosCompartir en Twiiter 2017 y sus desafíos

Este 2016 ha sido un año de impactantes noticias electorales –con el sonado triunfo de Carlos Joaquín González en la batalla por la gubernatura– y de enormes desafíos por la pesada herencia tanto en la silla grande como en los 10 Ayuntamientos, con excepción del recién nacido Puerto Morelos.

Las expectativas y esperanzas depositadas en Carlos Joaquín y en alcaldes como Luis Torres Llanes (Chetumal) y Cristina Torres Gómez (Solidaridad) son gigantescas, y los electores y opinión pública aguardan con impaciencia los primeros resultados significativos, con la mira puesta en los priistas que se revolcaron en la corrupción y deben ser alcanzados por los tentáculos de la justicia.

El gobernador Carlos Joaquín ya exploró las dimensiones del daño patrimonial, y tendrá en 2017 un nuevo punto de partida para seguir construyendo su proyecto de gobierno. Su equipo tendrá que acompañarlo en esta tarea titánica, triplicando el esfuerzo para no defraudar la confianza y evitando el pánico escénico que predomina en un puñado de funcionarios.

De la efectividad de un equipo depende la marcha de una administración obligada a logros de excelencia, por las cuentas tan adversas en lo financiero y con áreas tan complicadas como la justicia, salud y educación. Aquí no cabe el bajo perfil o el “nadar de a muertito” dejando todo el peso en un gobernador que superó la mayor prueba electoral de nuestra historia, desalojando al PRI de Palacio de Gobierno con el aval de una población que se hartó de una mala forma de gobernar.

Cada funcionario que ocupa una posición clave tiene una encomienda muy compleja, comenzando por Infraestructura y Transporte (Sintra) e incluso la Comisión para la Juventud y el Deporte (Cojudeq), donde la efectividad debe predominar para que se demuestre la diferencia con obligada contundencia.

En los Ayuntamientos, los 11 presidentes municipales tendrán un año de mucha exigencia que será duramente evaluado en junio de 2018, cuando vayan de nuevo a un proceso con la opción de buscar la reelección, pero en una contienda donde será disputada la presidencia de la república, diputaciones federales y senadurías.

Precisamente los alcaldes tienen mayor presión porque lo que hagan o dejen de hacer será calificado por los electores que en varias zonas comprobaron el poder demoledor de su voto, como ocurrió en Chetumal.
Casi amanece 2017, un año de tremendos desafíos para todos.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios