19 de Septiembre de 2018

Opinión

70 centímetros de democracia

El salinato no terminó el 1 de diciembre de 1994, cuando Ernesto Zedillo recibió de Carlos Salinas de Gortari la banda presidencial.

Compartir en Facebook 70 centímetros de democraciaCompartir en Twiiter 70 centímetros de democracia

El pasado 16 de diciembre se cumplieron 25 años de la desaparición forzada de José Ramón García Gómez; la primera que cometiera ese régimen criminal mejor conocido como salinato, cuyas administraciones se siguen sucediendo independientemente del color partidista que desgobierne en la gerencia general y las gerencias departamentales que algunos llaman presidencia de la república y gobiernos estatales de este país subastado al mejor postor en nombre de la ley.

No, el salinato no terminó el 1 de diciembre de 1994, cuando Ernesto Zedillo, también conocido como El Chacal de Acteal, recibió de Carlos Salinas de Gortari la banda presidencial diciéndole: “Gracias, señor presidente”; más bien, allí inició la sucesión de administraciones ora priistas, ora panistas, ora perredistas, ya federales, ya locales, del salinato; y, allí también, continuó la cuota de sangre que el pueblo de por sí venía pagando, pero que a lo largo de 25 años ha venido en aumento por razones políticas y económicas sexenio tras sexenio.

Tengo conmigo, en un álbum de fotografías tan íntimo como la memoria que lo custodia, junto a los rostros de Sor Juana, Sacco y Vanzetti, Gandhi, Luther King, César Chávez, Meyerhold y Dení Prieto, la imagen de José Ramón micrófono en mano, una pequeña bocina cerca de los pies y arengando a quien pudiera y quisiera oírlo aquello de: “Nadie va a impedir que pueda ejercer mi derecho a expresarme en los 70 centímetros de democracia que a cada ciudadano le corresponden.”

¿Se imagina usted, improbable lector, lo que una decisión así significa? El salinato lo imaginó, no hay duda, y sus administraciones, incluyendo la más reciente, se han dedicado muy prolijamente a detener, desaparecer y asesinar a toda aquella persona que compartiera y fuera consecuente con el sueño de José Ramón.

Aún así, uno prefiere caminar y llevar consigo los centímetros de democracia que a uno le toca y darse a la tarea de aprender a juntarlos con los de las y los demás; aprender de quienes al mirar hacia los lados hacia abajo miran porque abajo se están y, en ése su mirar, animan a que otros, quienes de una u otra manera padecemos el avance de las cuatro ruedas del capitalismo: la represión, la explotación, la burla y el despojo, nos miremos. 

Por cierto: Feliz Navidad

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios