17 de Diciembre de 2018

Opinión

A sus órdenes jefe

Gerardo Ruiz Esparza se quedó solo, chiflando en la loma, expuesto ante la sociedad mexicana por su incompetencia.

Compartir en Facebook A sus órdenes jefeCompartir en Twiiter A sus órdenes jefe

Constantes y contundentes las descalificaciones, burlas y memes para Enrique Peña Nieto por el nombramiento del señor Virgilio Andrade Martínez para averiguar si existe conflicto de intereses en la adquisición de inmuebles y contratos otorgados por dependencias federales. 

Especialmente, cuando de acuerdo con el organigrama de la Ley Orgánica de la Administración Pública federal, la Secretaría de la Función Pública quedó inmersa en una transición dentro de otra.

Son tantos los comentarios escépticos que fatalmente parece que los mejores críticos del presidente y el sistema político nacional dan por descontado que el flamante secretario no será capaz de poner la ley por encima de la instrucción de su jefe, especialmente tras la advertencia del primer mandatario de que no ha incurrido en los ilícitos por los que pide ser  escrutado. 

Por tanto, quiero aprovechar este espacio para señalarle al señor Andrade que no nos venga con el viejo cuento de que “le llevará meses investigar a los presuntos responsables”, establezca de una vez la fecha límite para dar a conocer los resultados formales de sus indagaciones y la conformación del panel de expertos  que supervisará las pesquisas.  

Asimismo, que los tantos encargos de su patrón no lo hagan perder de vista si existe controversia  por la participación de la empresa Higa en la abrupta cancelación para formalizar la firma del contrato del tren a Querétaro. Entre otros puntos, después de la denuncia del periódico Reforma en noviembre 2014 y la bochornosa verborrea en el Senado del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza: “Me preocupan comentarios como ese, de Reforma. Yo creo que le hacen más daño al país que muchas otras cosas mucho más malas…”. 

Por eso, estimado lector, lo invito a ver el vídeo http://www.reforma.com/diablito, donde la  acusación es abordada por Alejandro Junco de la Vega, presidente y director del citado diario, frente a consejeros, periodistas y editorialistas. 

La desfachatez y cantinfleo de Ruiz Esparza no son suficientes para explicarnos a satisfacción por qué no fue él quien anunció la  anulación del proyecto, se quedó solo, chiflando en la loma, expuesto ante la sociedad mexicana por su incompetencia. ¡Ay Virgilio, cuando veas las barbas de un secretario alaciar; pon tus caireles a remojar! 

 ¡Vaya biem!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios