24 de Septiembre de 2018

Opinión

Adiós Benedicto, bienvenido Ratzinger

Benedicto XVI es el primer papa que renuncia desde que en 1415 lo hiciera Gregorio XII.

Compartir en Facebook Adiós Benedicto, bienvenido RatzingerCompartir en Twiiter Adiós Benedicto, bienvenido Ratzinger

Se llama Joseph (o Josef) Aloisius Ratzinger. Nació en Baviera, Alemania, el 16 de abril de 1927 y, desde el 19 de abril de 2005, tras la muerte de Juan Pablo II, es el 265º papa de la Iglesia Católica. Ayer anunció que dimite y que su dimisión se hará efectiva el 28 de febrero a las 8 de la noche, hora de Roma.

Benedicto XVI, nombre que asumió para su papado, es el primer papa que renuncia (ante Dios y ante sí, porque sobre él no hay otra autoridad que la divina) desde que en 1415 lo hiciera Gregorio XII, inmerso en el Cisma de Occidente –uno de los episodios más difíciles en la vida de la Iglesia– cuando llegaron a haber tres papas (el de Roma, el de Aviñón y un tercero surgido tras un concilio que sólo agravó la división).

La situación se resolvió con la renuncia de Gregorio, la  defenestración de Benedicto XIII y su encarcelamiento y la elección de Martín V que reinó de 1417 a 1431.

Ratzinger, uno de los teólogos más importantes de hoy, nunca estuvo cómodo en los zapatos de Benedicto XVI y eso fue evidente desde el momento mismo de su elección, aunque en el breve lapso de siete años que estuvo al frente de la Iglesia, él, tachado de conservador, hizo movimientos revolucionarios, entre ellos la reducción al silencio del pederasta convicto y confeso Marcial Maciel, la reforma de su congregación (Legionarios de Cristo) y la dimisión del Cardenal Mahony, arzobispo de Los Ángeles y uno de los más poderosos clérigos católicos, acusado de encubrir abusos sexuales de sacerdotes contra miles de niños y niñas.

También vivió escándalos inusitados como la revelación de miles de documentos secretos del Vaticano (Vaticanleaks), atribuida al mayordomo papal, Paolo Gabriele, y la dimisión de Ettore Gotti Tedeschi, presidente del Banco Vaticano, acusado de lavado de dinero.

Se va un papa que fue polémico, queda el pensador poderoso, rival y amigo del liberal y revolucionario Hans Kung, otro de los grandes teólogos modernos y alemán como Ratzinger, con quien sostuvo históricas polémicas.

Si me preguntan, me quedó con el teólogo Ratzinger. Muchas cosas hizo Benedicto XVI en su breve reinado, pero la filosofía, la teología y la academia –que lo ha galardonado con 8 doctorados honoris causa– van a estar de plácemes. Lo suyo es investigar y enseñar. Y tocar el piano, sobre todo a Mozart.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios